Analistas

Regla fiscal y precio del petróleo

GUARDAR

Colombia dispone desde 2014 de una regla fiscal estructural que establece la senda máxima del déficit del Gobierno Nacional. Según la literatura económica, una regla fiscal es un mecanismo de imponer restricciones numéricas a los agregados presupuestales y de comprometerse, de antemano, con un manejo fiscal determinado. Las reglas fiscales pueden estar relacionadas con el tamaño del déficit público, con metas de reducción de la deuda pública, con restricciones al crecimiento del gasto agregado o con el logro de un nivel buscado para los ingresos fiscales. Las reglas coadyuvan a la consolidación y sostenibilidad fiscal de mediano plazo y su introducción y cumplimiento es una forma de manifestar el compromiso del Gobierno ante la sociedad y los mercados con la prudencia y la disciplina fiscal. Las reglas fiscales se suman a la existencia de instituciones presupuestales para contribuir a la credibilidad de la política fiscal de un país. En resumen, las reglas brindan un apoyo al cumplimiento de leyes de responsabilidad fiscal, como es el caso en Colombia con la 819 de 2003 aprobada desde comienzos de la primera Administración Uribe.

En el caso de Colombia, la regla fiscal vigente establece el tope máximo que puede tener el déficit del Gobierno Nacional. El tope fijado por el Comité Independiente de la Regla Fiscal es de 3,6% del PIB en 2017, 3,1% en 2018 y 1,6% en 2020. No obstante la reforma, en los años venideros para cumplirla será necesario recortar el gasto o incrementar los ingresos fiscales. Según Fedesarrollo, la trayectoria de los ingresos fiscales del gobierno en el Marco Fiscal de Mediano Plazo MFMP es muy optimista pues supone que la carga tributaria pasaría de 14,9% del PIB en 2016 a 16,1% en 2021. Dicho organismo ha advertido que sin una reforma tributaria adicional la carga tributaria permanecería constante. Igualmente el MFMP plantea que el gasto del Gobierno Nacional pasaría de 18,9% del PIB en 2016 a 17,4% en 2021. Esta reducción, como lo planteó la Comisión de Gasto Público, parece difícil de lograr dada la elevada inflexibilidad de los gastos y el poco espacio para hacer recortes.

Esta encrucijada fiscal ha llevado a los analistas económicos a prever dificultades para poder cumplir con la regla fiscal vigente. El tamaño del descuadre fiscal para cumplir la regla el año en curso, según los estimativos de Fedesarrollo, es modesto y podría alcanzar 0,6% del PIB, que resulta de proyectar un déficit fiscal del Gobierno Nacional de 3,7% del PIB frente a 3,1% del PIB previsto en la regla para 2018.

La realidad y la fortuna, no obstante, es que el incremento registrado en los precios del petróleo que se ha venido presentando en las últimas semanas y cuyos niveles alcanzan cerca de US$65 el barril para el WTI y US$70 para el Brent puede contribuir a incrementar los ingresos del Gobierno Nacional por encima de lo previsto originalmente. Como dicen, al gobierno saliente puede que lo salve la campana gracias al comportamiento de los precios del petróleo en 2018. Sin embargo, las dificultades para cumplir con la regla fiscal de 2019 en adelante son mucho mayores. Es por esto que, Fedesarrollo estima el descuadre del déficit del Gobierno Nacional frente a la regla en 1,7% del PIB para 2019 y cerca de 2,5% en los dos años subsiguientes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés