Analistas

Guías para el comportamiento empresarial

En reciente conferencia a líderes empresariales peruanos en la ciudad de Arequipa, a la cual tuve oportunidad de asistir para presentar la labor y organización de los gremios económicos en Colombia, el experto norteamericano Marshall Goldsmith, quien ha sido distinguido como uno de los cincuenta intelectuales en temas empresariales más sobresalientes de Estados Unidos y de  reconocida influencia sobre los líderes mundiales, anotó una serie de pautas sobre el comportamiento individual y corporativo que recomienda seguir en nuestras vidas ordinarias y profesionales las cuales, por su lógica y simplicidad, llaman poderosamente la atención y se resaltan en este artículo. Entre sus publicaciones más destacadas se encuentran los libros titulados: “El Líder del Futuro”, “Asesorando para el Liderazgo”, “Desarrollando tu Sucesor”, y “Lo que te trajo aquí no te llevará allá”. 

 
Su primera reflexión para los empresarios y lideres públicos, contrario a lo que parecería intuitivo, es que lo más importante no es determinar qué es lo que se va a hacer, que es el fundamento de la planeación estratégica a la que tanto se le presta atención, sino reflexionar cuándo parar y suspender lo que se está haciendo, bien sea porque ya no tiene los beneficios que se pensaba o porque lo que se había decido resultó ser equivocado. Respecto a la meta de buscar de manera sistemática triunfos  personales o corporativos, el experto recomienda no pretender ganar todos los argumentos, batallas y negocios, sino los más significativos. Asimismo, destaca la importancia de la humildad en lo personal y profesional y recomienda que todos debemos dejar de recalcar en nuestras conversaciones lo inteligentes y berracos que somos. Más bien, sugiere escuchar con atención los argumentos de los otros y evitar proceder de manera sistemática, como es muy frecuente, a cortarles su argumentación con la consabida frase: “Está bien, pero, sin embargo, mi visión es….”. 
 
Otro de sus principios de comportamiento es que debemos dejar de hacer juicios críticos sobre las acciones de otros y, por el contrario, ayudar a los compañeros a obtener sus propias metas. En nuestras valoraciones sobre las acciones de los funcionarios y colegas de trabajo debemos evitar adelantar afirmaciones destructivas, particularmente a sus espaldas. En fin, recomienda dejar de ser impacientes,  escuchar más, ser menos críticos de los otros y opinar menos. Esto es, mantener la boca cerrada. Lo esencial, según  el experto, es preguntar, escuchar, pensar, agradecer, responder, involucrarse, cambiar y perseguir las metas que se definan y sean acordadas. Para Goldsmith, el escuchar y la habilidad de administrar la gente son las claves del éxito y considera que en la realidad es el comportamiento personal y no la habilidad o inteligencia lo que consolida los logros. Tanto en la oficina como en la casa y la familia debemos evitar recurrir de manera permanente a hacer referencia, una y otra vez, a los errores cometidos en el pasado y, más bien, establecer planes y programas para el futuro. Su última y muy provocativa recomendación es la de gozar el presente, divertirse y estar contento, ayudar a la gente y buscar a fondo las metas que uno defina. Ojalá todos nosotros y en especial los líderes empresariales y personajes públicos colombianos, particularmente los más arrogantes y poderosos, siguiéramos estas recomendaciones.