Analistas

Mujer y cuidado

GUARDAR

El profesor Bernardo Toro director de Avina en una conferencia en Brasil afirmó que el planeta tierra seguirá por otros millones de años pero que con el cambio climático y las guerras y la violencia la especie que está en riesgo de desaparecer de la faz de la tierra es la especie humana.

Cuando pensamos en cuidar, en proteger, en legítima y desinteresadamente anteponer intereses propios para brindar cuidado, la respuesta obvia es la mujer que en su rol natural es madre y encargada de conservar la especie humana.

En esa lógica la ecuación de como podemos reversar esta situación está resuelta pues está en aprender de la mujer su aproximación al cuidado, al respeto por la vida, a su generosidad del dar y en la de generar tejido social.

Las empresas que siempre están a la vanguardia en el respeto a los derechos humanos y de la generación de riqueza de forma responsable y ética debemos hacer un análisis detallado del impacto de sus programas donde evidenciaran el verdadero liderazgo e impacto de la mujer en los programas y concluirán que el vector mas importante de desarrollo y del cuidado han sido las mujeres.

Para reforzar esta hipótesis, de Perogrullo, estudios recientes en el caso de mujer las estadísticas nos confirman que:

En Colombia la mujer sigue avanzando tal como lo demuestran las estadísticas, la población en edad de trabajar es mayoritariamente femenina; de cada 100 mujeres en edad de trabajar, 53 están en la población económicamente activa, frente a 45 que había en 2007. Los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Calidad de Vida del Dane a 2014, indican que la mujer es jefe de hogar en 34,7% de los hogares colombianos, lo que significa un crecimiento de 10 puntos porcentuales en los últimos 17 años.

Para dejar otra motivación y razón para tener como foco a la mujer en el marco ético del Cuidado estas son las palabras de la presidenta Bachelet de Chile:

“No se podrá encontrar ninguna solución duradera a los principales cambios actuales – del cambio climático a la inestabilidad política y económica – sin el empoderamiento pleno y sin la participación de las mujeres del mundo.

Simplemente no podemos seguir permitiendo la exclusión de las mujeres. Su participación plena en la esfera política y económica es fundamental para la democracia y la justicia, que es lo por lo que claman las personas. La igualdad de derechos y oportunidades conforma la base de las economías y las sociedades saludables.

Dar a las agricultoras el mismo acceso a los recursos que lo varones reduciría entre 100 y 150 millones las personas con hambre.

Si se diese ingresos, derechos a la tierra y créditos a las mujeres, habría menos niños y niñas desnutridos.

Los estudios muestran que mayores niveles de igualdad de género tienen una correlación positiva con niveles más altos del producto interior bruto per cápita.

Abrir las oportunidades económicas a las mujeres haría de aumentar el crecimiento económico y reduciría la pobreza considerablemente.”

En conclusión si focalizamos esfuerzos en la mujer desde las empresas tanto en vinculaciones, planes de desarrollo laboral como en los programas en las comunidades a través de educación, desarrollo de empresas y generación de redes podemos generar una real transformación de la sociedad y el entorno en bien del desarrollo, el orden social y la misma especie.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés