.
Analistas 16/11/2021

Finanzas para los sueños

Pilar Ibáñez
Consultora bienestar organizacional

A quién no le ha sucedido que el sueño de comprarse una casa, un carro, ir de viaje o crear empresa se ha convertido en una completa pesadilla. La falta de educación financiera convierte los sueños en pesadillas. ¿Por qué nos cuesta tanto hacer una buena administración del dinero?

Tal vez una de las causas es ese paradigma que se convirtió en creencia, en el que desde el colegio se nos inculcó de forma indirecta que las matemáticas era la materia más aburrida y difícil, que para poder invertir se debía estudiar economía o algo relacionado con el sector financiero; creencias que hacen que hoy una persona vea un estado de resultados y salga huyendo lo más rápido posible.

Hoy les traigo una buena noticia: no deben ser economistas, ni matemáticos, ni financieros para que las finanzas ayuden al cumplimiento de los sueños.

Gracias al programa Atrévete de Ventures y la Cámara de Comercio, conocí a Juan Pablo Zuluaga de “Mis Propias Finanzas”, dedicado a ayudarle a las personas sobre la buena administración del dinero. Me tome un café WhatsApp con él y estas son algunas de las recomendaciones para aquellos que quieren que las finanzas personales ayuden al cumplimiento de su sueño, y no la generación de pesadillas.

Primero, el tema de las finanzas no es solo para arquitectos, economistas; es un tema que es de importancia hasta para una bailarina de ballet, “ya que todos tenemos que comer” y satisfacer necesidades básicas.

Segundo, si usted sabe sumar, restar, multiplicar y dividir de forma básica, ya tiene las herramientas suficientes para administrar bien el dinero. No necesita haber hecho una carrera en economía, finanzas o matemáticas para entender cómo gestionar el dinero, “es posible que haya economistas que no tengan ni una sola inversión o administren muy mal sus finanzas personales” señala Juan Pablo.

Tercero, según la Cámara de Comercio dos de cada tres emprendimientos no pasan del tercer año de constitución. Juan Pablo señala que se debe a cuatro razones puntuales por las que normalmente sucede esto, razones que pueden ser llevadas a las finanzas personales también.

1. No hacemos bien las cuentas. 2. No hacemos proyecciones. 3. No entendemos el concepto de capital de trabajo. 4. No investigamos lo que significa ser emprendedor. Sucede de forma recurrente que pensamos que los ingresos y los gastos son unos, cuando la cruda verdad es que los clientes pagan a 90 días o la prima no llegó por lo que pensábamos; no entendía las leyes laborales, el banco no presta para emprender pero sí para ir de vacaciones, olvidamos tener en cuenta los pagos de impuestos.

Adicionalmente, las personas que quieren emprender lo hacen por las razones incorrectas, en el sentido de que quieren ser su propio jefe y tener un horario flexible, cuando la verdad es que al principio se debe trabajar 24/7; y si se quiere tener personal a cargo, se debe trabajar el doble para poder pagar los sueldos a su gente.

Aunque es completamente cierto que el dinero no compra la felicidad, es una realidad que la buena administración del mismo puede ayudar a dar estabilidad sobre todo con aquellas cosas que son vitales para vivir, como comer, lugar para dormir, hoy el internet, entre otros.

Así que esta es una invitación para todos aquellos que quieren que el dinero ayude a la consecución de sueños y no de pesadillas. Trabajar mucho en eliminar ese paradigma según el cual administrar el dinero es difícil o que solo algunos pueden hacerlo. Es un tema, como todo en la vida, de voluntad y práctica.