Analistas

Respecto a trajes de tres piezas, desayunos de trabajo y trabajo en exceso

GUARDAR

No, no tiene que ver con “American Hustle”; es un comentario sobre el interesante artículo de James Surowiecki publicado en The New Yorker (puede leerse aquí: nyr.kr/1fRZAGK) sobre el culto a la largas horas de trabajo. No discrepo exactamente con su argumento, pero pondría el énfasis de forma ligeramente diferente.

Primero que nada, tiene razón en que para los que él llama trabajadores del conocimiento (simplemente diría trabajadores de élite, en general), todo el espíritu del tiempo ha cambiado. Mientras yo crecía en Long Island, había una clara jerarquía de clase en el horario para viajar. Los primeros trenes estaban llenos de trabajadores de baja categoría; entre más tarde fuera el tren, los trajes eran más numerosos y elegantes, con los ejecutivos empezando su día a las 9:30 o 10 a.m. En estos días, en todo caso, es a la inversa: hay muchos trajes energéticos en los primeros trenes, y los de más tarde están mucho más mezclados.

Entonces, ¿de qué se trata todo esto? El Sr. Surowiecki enfatiza los incentivos de los patrones, y su dificultad para tomar en cuenta los efectos negativos sobre la productividad. Sin embargo, mi parecer es que el factor más importante (al que hace alusión pero no pone en el centro) es la señalización. Trabajar horarios insanos es una señal de compromiso, de disposición a sacrificarse por el trabajo; el poder destructor personal de la práctica no es una falla, es una característica. Para ser justos, mi visión se basa parcialmente en experiencia personal. Nunca he trabajado en una banca de inversión, gracias a Dios. De hecho, la única vez que he tenido un trabajo que requería que viajara regularmente vestido de traje todos los días fue mi paso por el Consejo de Asesores Económicos del Presidente Reagan, entre 1982 y 1983.

Pero durante ese tiempo, la centralidad de la incomodidad como prueba de seriedad era abrumadoramente obvia. Si alguien era ambicioso, todos los días se ponía un traje de tres piezas. En Washington, D.C., en julio, eso es una completa locura, pero ese era el punto.

Y luego estaban los desayunos de trabajo. Puedo entender por qué gente ocupada y productiva algunas veces quiera reunirse a las 7 a.m., pero lo que pronto se volvió completamente claro era que la gente que insistía en esas reuniones tempranas era la menos competente y productiva; el equipo económico del Consejo de Seguridad Nacional, que era totalmente inútil en los años de Reagan, el equipo de Agricultura, y así por el estilo (sin ofender al personal actual, quienes espero que se encuentren en una clase completamente diferente; en el primer periodo de Reagan había mucha gente realmente rara supuestamente trabajando en temas económicos). Se dificultaba no concluir que estaban armando un espectáculo para verse como arduos trabajadores increíblemente ocupados; probablemente regresaban a sus oficinas luego del desayuno y leían novelas de Ayn Rand o algo así.

Mientras tanto, la gente de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos y de la Reserva Federal, que realmente sabía lo que hacía, no mostraba fetichismo similar.

Hasta el punto en que esto sea un problema, supongo que las reglas son la respuesta. Pero me pregunto si la urgencia por enviar señales simplemente aparecerá en algún otro lado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés