Analistas

Más timidez en la Eurozona

Desafortunadamente, comparto la reacción del economista Brad DeLong: ¿Realmente esto es todo lo que pueden ofrecer? Entiendo que en un esfuerzo por alcanzar el consenso, un economista a nivel individual debe recortar las partes más intelectualmente atrevidas y políticamente difíciles de lo que podría proponer. Pero, en este caso, la búsqueda de consenso parece haber filtrado prácticamente toda la sustancia. Ni siquiera estoy seguro de qué, a nivel significativo, están proponiendo que la eurozona haga diferente.

Los autores están apelando a favor del apoyo de la liquidez en tiempos de crisis, y del alivio de la deuda en caso necesario, creo. Pero así es como Europa ya está intentando arreglárselas. Este grupo de economistas no apela a favor de la integración fiscal; ni siquiera demanda un sistema de seguro de depósitos para todo el euro. Realmente no estoy seguro de qué está proponiendo, más allá de ordenar el organigrama.

Aluden a la posibilidad del estancamiento secular, al cual algunos de nosotros consideramos un claro argumento a favor del estímulo fiscal y de metas de inflación más altas. Pero lo único que sugieren es … la reforma estructural, el elixir universal de las élites.

La única cosa realmente nueva que leí fue la declaración de que el nivel de gastos _ en lugar del déficit _ es el principal problema de la eurozona, aunada a un llamado a favor de reglas para el gasto. ¿Pero de dónde viene eso? No existe correlación entre el desempeño económico durante la crisis del euro y el nivel de gasto de gobierno como porcentaje del producto interno bruto; Austria tiene un gobierno grande, mientras que Irlanda y España tienen gobiernos chicos para los estándares europeos.

Y en ausencia de evidencia clara de que los gobiernos grandes sean el problema, ¿por qué declarar que se reduzca la soberanía nacional con respecto al tamaño del sector público?

Pongámoslo de esta forma: desde una perspectiva macroeconómica, Europa tiene una economía deprimida con una inflación que está muy por debajo de una meta razonable, y necesita desesperadamente más demanda. Y aquí tenemos un manifiesto que apela por gobiernos más pequeños y una reforma estructural.

Los autores no son ideólogos neoliberales. Entonces, ¿qué pasó?