Analistas

Cuando la ideología se viste de política

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.Las políticas del Sr. Cameron no tienen nada que ver con la reducción del déficit.

Son metas ideológicas ocultas bajo el disfraz de ahorrar dinero. ¿Por qué otra cosa se aplicarían impuestos principalmente a artículos favorecidos por las clases trabajadoras?
– U., Gran Bretaña
 
Si me permiten interrumpir la fiesta de amor liberal sólo por un momento, creo que la pregunta que debe hacerse es: ¿Exactamente cuál es el camino alternativo? El propio John Maynard Keynes nunca postuló expandir el gasto gubernamental en presencia de niveles agobiantes de déficits y deuda. ¿De dónde va a salir este dinero? El supuesto que invade estas columnas es que hay una enorme pila ociosa de dinero y que el "diablo" – inserte aquí el nombre de su títere predilecto – es el único que se interpone entre el dinero y nosotros, el pueblo digno. Hubo un tiempo en que los ciudadanos se enorgullecían de trabajar duro para dejar un mejor país a los que venían. Ahora no.
– T., Georgia
 
Por el lado bueno, "estamos todos en el mismo barco", como lo ha dicho el Sr. Cameron. Esa es fuente de gran consuelo para todos.
– Z., Gran Bretaña
 
¿Los efectos de la austeridad todavía no golpean? Tal vez cuando lo hagan la economía británica esté tan obviamente mal que los defensores de la austeridad finalmente se derrumben bajo el peso de la evidencia. Pero eso sólo sucederá si los efectos de la austeridad golpean antes que se desmorone el euro, porque de lo contrario simplemente culparán al euro. ¡Entonces es una carrera! ¿Qué llegará primero? ¿Los efectos de la austeridad británica o la quiebra del euro?
– Sin nombre, Michigan
 
Sr. Krugman, sigue escribiendo sobre políticas de austeridad como si tuvieran algo que ver con, bueno, con economía. No es así. El apoyo para la austeridad es una postura política. Es una forma de transferir riqueza de los estratos inferiores y medios al superior.
Por eso el Financial Times nunca jamás dejará de promover la austeridad. Sería como que un jefe sindical defendiera recortes salariales y de beneficios – esto no sucede a menos que se vean forzados.
Similarmente, nunca ocurrirá un distanciamiento de las políticas de austeridad a menos que haya un cambio político.
La gente de muchos países europeos ya lo ha entendido.
– P., Illinois
 
Ha encapsulado correctamente las posturas del gobierno de Gran Bretaña y del Financial Times. No pueden apoyar sus puntos sin recurrir a, ejem, Grecia, ejem, "Old Mother Hubbard", ejem, "Old Lady Who Lived in a Shoe". Efectivamente, todavía no ha emergido ningún argumento coherente que justifique su postura.
– E.H., Escocia