Analistas 14/11/2020

Dosis de optimismo impulsan las bolsas

Faltan 49 días para que finalice 2020 y aún existe una alta incertidumbre de como finalizará el año. Sin embargo, noviembre ha resultado un excelente mes para los activos de riesgo en general. Las principales bolsas del mundo han logrado borrar las pérdidas de los dos últimos meses y se encuentran cotizando cerca de sus máximos históricos. El índice Msci All Country World, el cual muestra el comportamiento de la renta variable de 23 economías desarrolladas y 26 emergentes en conjunto- alcanza una valorización de 9% en el mes y de 8% en lo corrido del año.

Dos principales catalizadores han impulsado esta dinámica. El primero es el resultado electoral en EE.UU. donde parece que terminará bajo el mejor escenario posible, un nuevo presidente y un Congreso dividido. Tuvo que trascurrir casi una semana para confirmar que el actual presidente Donald Trump entrará a las estadísticas donde un presidente no es reelegido en un año donde la economía se encuentra en recesión. Desde 1900 únicamente un presidente lo ha logrado, William McKinley en 1948.

Ahora, este resultado abre la puerta a un nuevo capítulo liderado por Joe Biden, el cual superó los 270 votos electorales necesarios para ser el próximo presidente para el periodo 2021-2024. No obstante, algunos rumores sobre posibles procesos jurídicos que el actual presidente Donald Trump está dispuesto a realizar generan dudas pues aún no reconoce su derrota y argumenta que existió fraude electoral. Sin embargo, esto es muy poco probable de acuerdo con un estudio realizado en 2017 por The Brennan Center For Justice -el cual es un instituto perteneciente a la Universidad de Nueva York- el cual concluyó que la probabilidad de fraude electoral en Estados Unidos es menor a 0,0009%.

Así las cosas, aunque la victoria de Biden no fue sorpresiva ya que las encuestas y las bolsas lo daban por descontado, probablemente la composición del Congreso sí lo será. Inicialmente se esperaba un congreso controlado por el Partido Demócrata, pero a pesar de que aún no se conozcan los resultados finales de algunos estados como Carolina del Norte y Georgia, todo parece indicar que el Senado continuará siendo controlado por los republicanos, mientras que los demócratas mantendrían la presidencia y la mayoría en la Cámara lo que lleva a un gobierno dividido.

Esto es una buena noticia ya que un gobierno dividido es un escenario donde a Biden le costaría lograr que se aprueben fácilmente algunas de las propuestas realizadas durante su campaña como un aumento de impuestos, al igual que regulaciones más fuertes como las leyes antimonopólicas al sector tecnológico. Es muy probable que se mantengan las políticas implementadas por la administración Trump a favor de las empresas.

Adicionalmente, con Biden, se podría esperar un relajamiento de las tensiones entre EE.UU. y China ofreciendo un mejor panorama para el comercio internacional y la recuperación global. Así mismo, la volatilidad podría reducirse parcialmente ya que gran parte era generada por eventos inesperados como los tweets repentinos del presidente Donald Trump.

Por el lado negativo, un Congreso dividido pone en duda el tan anhelado estímulo fiscal, pues seguramente no será tan grande como se esperaba, afectando la recuperación económica. De hecho, el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que un estímulo fiscal grande no será necesario tras conocerse los resultados de la vacuna de Pfizer y los buenos datos de empleo donde en octubre se crearon 906.000 nuevos empleos frente a los 690.000 esperados y la tasa de desempleo cayó a 6,9% desde 7,9% visto en septiembre.

Por otra parte, el segundo catalizador fueron los resultados preliminares de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por Pfizer junto con BioNTech donde se concluye que una persona que recibe las dos dosis de la vacuna con un intervalo de tres semanas presenta una efectividad de 90% en la prevención de la enfermedad comparado con aquellas que recibieron un placebo o simplemente no fueron vacunadas. Una efectividad del 90% es muy alta si se tiene en cuenta que, por ejemplo, la vacuna contra la gripe presenta una efectividad entre 50% y 70%. Así mismo, se espera que Moderna, otra farmacéutica que se encuentra compitiendo en la carrera de la vacuna, presente pronto sus resultados preliminares y se rumora que también tiene una efectividad muy alta.

Adicionalmente, es importante mencionar que estas vacunas utilizan una tecnología conocida como RNA mensajero, la cual a diferencia de los métodos tradicionales que incorporan al cuerpo versiones debilitadas de los patógenos, esta se encarga de enviar las instrucciones al cuerpo para que lo produzca internamente y se desencadene la respuesta del sistema inmunológico, creando los anticuerpos necesarios. Realmente es un avance muy grande para la ciencia y podría ayudar a desarrollar nuevas vacunas de una forma más rápida en el futuro.

Esta noticia inyecta esperanza ante el resurgimiento de nuevos casos de coronavirus alrededor del mundo, en especial en Europa donde representa alrededor de 40% de las muertes por covid a nivel global y se alcanza el nivel de contagios más alto desde el inicio de la pandemia, llevando a que algunos países sean forzados a imponer cuarentenas nacionales como el caso de Francia o restricciones de movilidad como Alemania y Reino Unido, generando un daño económico aún más profundo, algo que se teme que se replique a otras regiones como EE.UU., en especial cuando se acerca el invierno.

Es cierto que a corto plazo la pandemia opaca el panorama, sin embargo, los dos catalizadores discutidos anteriormente permiten ver un panorama un poco más claro y prometedor de cara a 2021. Por lo tanto, episodios de volatilidad deben ser aprovechados por los inversionistas para ajustar sus portafolios incorporando activos rezagados que no han participado en las recientes ganancias, sin olvidar que solo un portafolio verdaderamente diversificado entre diferentes clases de activos como renta variable, renta fija e inversiones alternativas permitirá continuar navegando en esta travesía.

Con colaboración de Diego Fernando Agudelo López