Analistas

¿Cómo invertir después del Trump rally?

Las principales bolsas han tenido un muy buen inicio de año, prolongando el rally que comenzó con la elección del presidente Donald Trump. El S&P 500 ha subido más de 5% en lo que va del año y más de 10% desde las elecciones el 8 de noviembre. No se puede negar que una parte del optimismo de los inversionistas viene de las promesas de la administración de Donald Trump, sobre todo relacionado a la reforma fiscal, alivios regulatorios y más gastos públicos en infraestructura que serían medidas muy positivas para el mercado. Seguramente habrá decepciones, retrasos e incertidumbres en el proceso legislativo, junto con algunas noticias (o “tweets”) negativos sobre temas migratorios y proteccionismo. Por lo tanto, es posible que algunos sectores que subieron mucho recientemente, vayan a tener fases de consolidación o pequeñas correcciones. 

Sin embargo, sería ingenuo atribuir todo el rally a la política de Trump. De hecho, el factor más importante para la bolsa americana es la dinámica de la economía y las utilidades corporativas. Las noticias económicas han sido buenas, incluyendo la confianza del con- sumidor, encuestas empresariales, discursos de los miembros de la Reserva Federal y datos económicos reales. La noti- cia positiva más reciente vino del mercado laboral. En febrero, se crearon 235.000 nuevos empleos, superando las expectativas de 200.000. Más importante, tuvimos un crecimiento salarial de 2,8% comparado con el año anterior, que es una indicación muy clara de que el  mercado laboral se está fortaleciendo. Tenemos una economía estadounidense robusta, lo cual es positivo para la renta variable, sobre todo en un entorno con pocas presiones inflacionistas. El camino de futuras subidas de tasas va a ser moderado, probablemente con tres subidas en el 2017 y entre tres y cuatro subidas en el 2018. 

En Europa, temores alrededor de las elecciones están empañando las noticias económicas que han sido positivas. El fantasma de la deflación ha desaparecido y hay razones para ser más optimista – y tal vez redistribuir algunas inversiones en la renta variable desde los Estados Unidos hacia Europa. Sin embargo, las elecciones, sobre todo las de Francia, podrían seguir pesando sobre el sentimiento. Nuestro escenario principal es que en Francia, Marine Le Pen, del Frente Nacional (la extrema derecha) podría llegar a la segunda vuelta, pero es prácticamente imposible que gane la presidencia. En general, pensamos que el mercado está demasiado preocupado por temas alrededor de populismo y la desintegración de la Unión Europea. 

En conclusión, actualmente recomendamos una exposición muy conservadora a la renta fija, con una duración muy corta y poco riesgo de crédito por la valoración extrema. Buscamos fuentes de rendimientos altos con poca correlación con la renta fija tradicional, en nichos como bonos catastróficos, inversiones directas en finca raíz y préstamos a corto plazo.  Aunque pensamos que el mercado de la renta variable entre en una corta fase de consolidación, no vemos muchos riesgos y pensamos que la tendencia alcista va a persistir. Actualmente, preferimos sectores cíclicos y mercados e industrias exportadores, que se benefician más de la aceleración del crecimiento global. Esto incluye ciertos sectores de materias primas y algunos mercados emergentes en una manera selectiva.