.
Analistas 19/01/2022

Primero el campo

Miguel Ángel Barreto C.
Senador de la República

En 2016, científicos de las universidades de Warwick y de Sheffield, en Inglaterra, dijeron haber develado el misterio de qué fue primero, si el huevo o la gallina.

Según ellos, la gallina existió antes, ya que en los ovarios de una de ellas encontraron una proteína denominada ovocledidina-17 (OC-17), responsable de la formación de la cáscara del huevo.

Traigo el cuento a colación por mera curiosidad, pero también para celebrar el buen momento que atraviesa la industria avícola colombiana en medio de la actual pandemia.

Eso significa que el pollo -y especialmente el huevo- sigue siendo un alimento infaltable en la canasta familiar, además de ser un producto con alto contenido nutricional y una proteína económica.

Al cierre de 2021, la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) nos sorprendió gratamente con estos números: la venta de huevo experimentó un crecimiento de 4,0%, y el pollo de 3,2%, mejorando notablemente el decrecimiento de 4,5% del primer año de la pandemia, según informó el Diario La República.

Lo mejor de todo fue que la producción de huevo fue la más alta de toda la historia: 17.029 millones de unidades. En tanto, la producción de pollo superó las 1,67 millones de toneladas producidas, faltando apenas 1,2% para llegar a los niveles prepandemia, dicho por Fenavi.

Como es lógico, a mayor producción, mayor consumo per cápita, lo que significa que el colombiano pasó de consumir 292 huevos a 334 al año.

A esa buena noticia le sigue otra que me parece de la mayor trascendencia: el nombramiento del presidente ejecutivo de Fenavi, Gonzalo Moreno, en el Comité Ejecutivo del Consejo Mundial Avícola, o International Poultry Council (IPC), para el período 2022-2024.

Teniendo en cuenta que allí se congregan 30 países (que en conjunto representan 88% de la producción mundial y 95% del comercio mundial de pollo), la presencia de Colombia con voz y voto en este organismo internacional significa una gran oportunidad para apalancar las exportaciones de la industria local.

No obstante, los productores se quejan con razón del incremento en el costo de los insumos y materias primas (por ejemplo, el precio de los granos se disparó en un 45%). Esta situación elevó los precios del huevo en un 13% y del pollo en un 24%, de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor (Dane).

Pues bien, a ellos hay que decirles que, finalizando 2021, el Congreso de la República aprobó la nueva ley que crea el Sistema Nacional de Insumos Agropecuarios.

La Ley 2183 de 2022, sancionada el pasado 6 de enero por el presidente Duque, busca frenar abusos en los precios con el fin de hacer más competitivo al campo, lo que en últimas debe redundar favorablemente en el bolsillo y en la mesa de los colombianos, donde esperamos que siga habiendo pollo y huevos de manera suficiente para todos y, como no, espacio para seguir preguntando de dónde salió la primera gallina, si nos atenemos a la historia de que el huevo fue después.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA