Analistas

David contra Goliat político

GUARDAR

Un hombre jugaba al póker en un casino de Montecarlo, esta pasión lo llevó a desarrollar métodos matemáticos para poder superar a sus contrincantes.

Este caballero entregado a este placer mundano, le permitió realizar aportes a la ciencia que hacen posible predecir cómo se comportan los seres humanos en situaciones de incertidumbre, como un proceso electoral, él era John Von Neumann.

Durante las últimas semanas la campaña presidencial en Colombia, mostró cómo el candidato Gustavo Petro se colocaba a la cabeza de las encuestas de intención de voto.

Sin embargo, uno de los instrumentos que desarrolló Neumann para lograr anticipar el resultado de una contienda política, fue suponer que ésta se asemeja a un duelo de tiradores, donde cada uno de ellos tiene determinada capacidad de acierto: alto para el primero, medio para el segundo y bajo para el tercero.

Ahora, suponga que al tirador de menor capacidad le dan oportunidad de disparar primero, Neumann dice, que debería disparar al aire, de esta forma los duelistas con mejor capacidad de acierto, no se tomarían la molestia de dirigir sus armas contra un contrincante que no representa peligro.

Por el contrario, se enfrascarían en una contienda entre los de mayor capacidad, que acabaría eliminando a los mejores tiradores. De esta forma, el débil liquidaría a los fuertes, aunque parezca una paradoja, este resultado ha sucedido en repetidas ocasiones.

En Francia durante las elecciones de 2002, se enfrentaron Jacques Chirac, Lionel Jospin y Jean Marie Le Pen; las encuestas decían que Jospin ganaría. Sin embargo, quien pasó a segunda vuelta fue Le Pen, su tendencia ultranacionalista volcó la votación a favor de Chirac, a pesar del desgate que tenía por ser el gobernate en ejercicio.

Casos como este, motivan que los candidatos aplacen su decisión de comenzar su campaña política, hasta cuando consideren que es el momento indicado.

Petro comenzó su campaña, prácticamente al dejar la Alcaldía de Bogotá, lo que ha motivado que se coloque al frente de la contienda, pero solo con 17% de intención de voto y una desaprobación del 45%.

Es decir, sus resultados son bajos frente a los costos de ser un blanco fácil de golpear debido a su ideológica cercana con la izquierda radical, y mala gestión en la ciudad Bogotá. Mientras tanto, German Vargas Lleras decidió aguardar para evitar ser señalado con el gobierno de turno, sin embargo, ha caído en el juego de provocaciones de Petro; así que se están causando daño mutuamente tal como lo predijera Neumann.

Finalmente, candidatos considerados débiles como los del Centro Democrático y Sergio Fajardo, decidieron disparar al aire, y no mostrarse fuertes ni atacar las campañas de Petro o Vargas Lleras. En el trasfondo de este asunto, un candidato convertido en superestrella, es ideal para derrotarlo, por su carácter polarizante y sus posturas radicales, incluso por el que parece más débil.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés