.
Analistas 11/02/2021

Ciao Covid, atentamente Israel

Manfred Grautoff
Consultor de seguridad nacional

La forma de enfrentar cualquier virus esta relacionado de forma estrecha con las estrategias militares. A la final un virus, es un enemigo invisible que se camufla y elimina las defensas de sus huéspedes para reproducirse exponencialmente y contagiar a otros individuos. Así mismo, la forma de combatir a este enemigo es aislarlo para obtener su código genético, con el objetivo que el sistema inmune de los humanos lo identifique y neutralice. Nótese que el lenguaje empleado, es análogo al de una sala de estrategia donde se preparan y lanzan operaciones militares, contra amenazas que puedan colocar en riesgo la estabilidad de una nación.

Este razonamiento lo impuso el Dr. John Snow, quien desarrolló una ciencia que combina la geolocalización con la lógica matemática. Este método deductivo logró la identificación del vector contagio de la epidemia del cólera que azoló a Londres en 1854. Así, la lógica militar dio nacimiento a la moderna ciencia de la epidemiología.

Recordar los orígenes de la epidemiología y su relación con el ámbito militar, nos lleva al caso del Estado de Israel, y su estrategia para combatir la pandemia de Sars-Cov2, que comenzó con su proceso de vacunación el 19 de diciembre de 2020. Con datos suministrados a 8 de febrero, se ha vacunado 40% de su población, colocándolo a la vanguardia del mundo. Además, es un buen caso de estudio porque la población de este país, es de 9 millones de habitantes, es decir, posee mas habitantes que países como Uruguay, Paraguay o Salvador.

De esta forma, el Estado Hebreo ha iniciado a desescalar sus niveles de confinamiento luego de 50 días desde el inicio de su proceso de vacunación, lo que tendrá un impacto positivo sobre la actividad económica. Esta relajación de las medidas de control del virus, se sustentan en el número de casos activos que se han reducido de 83.000 a 68.273 personas, a la par que el número de hospitalizaciones ha descendido y por ende la presión sobre las unidades de cuidados intensivos; los fallecimientos también vienen a la baja. Según el Instituto Weizmann, las demás cifras de control sobre el virus de igual forma habrían disminuido como efecto de la vacunación masiva; la cual requiere alcanzar niveles de 70% de la población para lograr la inmunidad de grupo.

Israel ha logrado estar a la vanguardia, porque posee una red sanitaria sólida, sumado a su situación geopolítica que implica las constantes amenazas a su supervivencia como Estado nación. Lo que ha determinado que posea un sistema de emergencias que se adapta a situaciones extremas, donde ha jugado un rol fundamental el estamento militar para enfrentar está crisis sanitaria.

La sociedad israelí bebe del espíritu del Tzahal (Fuerzas de Defensa de Israel), es decir flexibilidad en la toma de decisiones, escasa burocracia para operar en un campo de batalla e incentivos a tomar la iniciativa y no seguir rígidas cadenas de mando.

Este modelo tomado de sus Fuerzas Militares ha permitido que sus servicios sanitarios coloquen a esta Nación rodeada de enemigos, a ser el país líder mundial en la lucha contra el covid-19, y podría convertirse en el primer país libre de coronavirus.