Analistas 12/11/2020

La verdad en las finanzas de EPM

Tremenda pelotera se presentó entre el alcalde Daniel Quintero y el exalcalde Federico Gutiérrez porque Quintero escribió que “la Alcaldía de Federico Gutiérrez entregó EPM camino a la bancarrota”. Esto generó insultos y no argumentos hasta que regresó el silencio. Así nunca se sabrá la verdad. Se necesita la verdad de las finanzas de EPM para protegerla y hacerla más resplandeciente.

Las matemáticas nunca mienten. Es cierto, las finanzas de EPM se han venido deteriorando en los últimos 16 años. El aumento desmedido de deudas y pasivos y las pésimas inversiones por fuera de Colombia la tienen en riesgo financiero. Como EPM es tan gigante y poderosa es tarea fácil maquillar estados financieros; para mostrar tranquilidad en las tormentas. Las empresas gigantes del mundo cuando caen en desgracia, caen súbitamente, como una implosión, porque cuando se descubre la enfermedad ya es mortal. Las grandes empresas nunca padecen largas enfermedades antes de morir y es porque durante muchos años esconden la realidad financiera. Así no esté en bancarrota hay que cuidarla para que sea esplendorosa sin sospechas. El reciente informe oficial de noviembre de 2020 reitera que EPM tiene muchos riesgos financieros para superar. Solo analizaré cuatro puntos.

UNO. Crecimiento desmesurado de los pasivos. En 2006, EPM era majestuosa con patrimonio de $11,2 billones, contra un pasivo de $2,6 billones. En 2020 se volteó la torta. Ahora EPM tiene un patrimonio de $24,7 billones y unos pasivos de $37,9 billones. En los últimos 16 años, los pasivos y deudas de EPM crecieron 15 veces y su patrimonio solo dos veces. Los pasivos crecen a 23% anual y el patrimonio por debajo del 2% anual. Desequilibrio financiero grave.

Y los pasivos y deudas van a seguir creciendo con celeridad en el corto plazo. Falta contabilizar las pérdidas de Hidroituango, que pueden superar $6,3 billones y sumar $4,5 billones de pasivos que se invertirán en el proyecto de la Costa Caribe. Esto indicaría que los pasivos de EPM en el mediano plazo podrían estar en cerca de $50 billones, duplicando el patrimonio, lo cual mostraría un alto riesgo financiero. Eso es peligroso para cualquier empresa del planeta.

DOS. El Indicador Deuda/Ebitda, en su peor momento de la historia. Hay un indicador técnico deuda/ebitda que los bancos y las empresas de crédito internacional exigen que sea inferior a 3,5. Por eso es malo que pasivos y deuda crezcan. En el informe de EPM, en noviembre de 2020, el indicador Deuda/Ebitda en el Grupo EPM cerró en 4,41, frente a 3,80 de 2019. Y en EPM Matriz el índice deuda/ebitda se ubicó en 6,03, frente al 4,83 de 2019. Son los más altos en la historia de EPM.

EPM no está cumpliendo desde 2015 los covenant o los pactos acordados en los contratos de crédito internacional, donde está estipulado que el indicador deuda/ebitda debe ser menor a 3,5. El endeudamiento de EPM la está arrinconando silenciosamente. Pareciera que la prospectiva financiera de EPM se mirara con lupa mientras se esconde telescopio.

TRES. Inversiones en el exterior siguen siendo un desastre. Existe un dato financiero oficial curioso; se entiende que Matrix EPM es todo lo de EPM en Antioquia y algunas inversiones en el país. Grupo EPM son todas las filiales en Antioquia, Colombia y el Mundo. El patrimonio de EPM Matrix es $24,9 billones y el patrimonio de Grupo EPM es $24,9 billones. Igual, lo que ha invertido EPM en el exterior no le suma nada a su patrimonio. Se podría interpretar que EPM ha venido perdiendo lo que se ha llevado para el exterior, ante la indiferencia de la Junta Directiva y de los ejecutivos de EPM. La Contraloría de Medellín dictaminó en junio de 2020 que inversiones de EPM en el exterior “rayan con lo absurdo e incoherencia financiera”; que inversiones en el exterior se hicieron sin cumplir el requisito de que el valor presente neto (VPN) sea positivo, y que las pérdidas son escandalosas. En una sola empresa de Panamá HET, cuya propiedad es 99,69% de EPM se han perdido $550.000 millones.

Y CUATRO. Empresas de EPM en el exterior nadie las vigila. Dice la Contraloría en su informe (junio 2020) que los directivos de EPM se niegan a entregar información a la Contraloría de empresas que EPM tiene en el exterior, alegando que no son empresas colombianas y la Contraloría de Medellín no tiene competencia en empresas extranjeras. Que cualquier información que requiera se le consulte directamente a la empresa en el exterior. No es una buena práctica de gobierno corporativo. O sea que lo que EPM invierte en el exterior es como un paraíso fiscal que nadie en Colombia vigila ni controla. Una isla de la fantasía que es pública para existir, pero privada para ejercer. Qué horror por decir lo menos. Con razón el tufillo de corrupción en las billonarias compras de EPM en el exterior.

Más de 90% de las ganancias y el patrimonio los consigue EPM en Antioquia. Resulta paradójico, Antioquia y Colombia llenas de necesidades en servicios públicos y EPM con malos negocios subsidia a otros países y pierde dinero público de los antioqueños en el exterior; en lugar de ayudar más a mejorar la vida de los colombianos.