Analistas

Un balance más objetivo del Gobierno Santos

El pasado 14 de noviembre, el presidente de Anif, Sergio Clavijo, publicó en estas mismas páginas un balance de la administración Santos I-II (2010-2018). En su columna, el doctor Clavijo afirma que en este gobierno hubo un regular o mal desempeño en materia de formalidad laboral, desigualdad y calidad educativa, entre otras dimensiones.

Si bien es indiscutible que hay espacio para mejora en muchos de estos aspectos, también lo es que este Gobierno avanzó de manera decidida en los mismos y que en el escrito no se incluyeron varios de los logros palpables de los últimos años. Así pues, en esta columna buscamos darlos a conocer a la opinión pública, con miras a hacer un análisis más objetivo sobre lo hecho por la administración del presidente Juan Manuel Santos.

Afirmación: regular desempeño en formalidad laboral.

Realidad: en 2012, por primera vez en más de 40 años y luego de múltiples diagnósticos al respecto, se redujeron las cargas de contratación de mano de obra formal. Como resultado, en 2017 y por primera vez desde que existen cifras, el número de empleados formales superó a los informales en las principales 13 de ciudades (Ver Gráfico). Desde la entrada en vigor de esta reforma, se han creado 1,8 millones de empleos formales en nuestro país.

Así mismo, en aras de reducir la informalidad, el gobierno llevó a cabo reformas estructurales que han facilitado el acceso de millones de colombianos a empleos formales y bien remunerados. Por ejemplo, se permitió la afiliación a seguridad social de los trabajadores dependientes por períodos inferiores a un mes y se incentivó la afiliación de conductores de servicio público al sistema de seguridad social. Así mismo, se crearon la Red Nacional de Formalización Laboral, el Servicio Público de Empleo y el mecanismo de protección al cesante.

Afirmación: baja calidad educativa.

Realidad: durante la presente administración se ha llevado a cabo el mayor número de reformas para posicionar a la educación como el pilar fundamental del desarrollo y la equidad social. El programa Ser Pilo Paga igualó la tasa de acceso entre los estudiantes pilos de los diferentes estratos y cuenta hoy con 31.971 beneficiarios. La jornada única y la construcción de cerca de 30.000 aulas en un período de cuatro años permitirán que los estudiantes fortalezcan sus competencias básicas con más horas de estudio. Y los esfuerzos en calidad, como el programa Todos a Aprender y los incentivos a maestros que permitieron que Colombia fuera uno de los únicos tres países, junto con Catar y Perú, que mejoró en las tres áreas que miden las pruebas Pisa entre 2012 y 2015, superando así en el ranking a Brasil y Perú y quedando muy cerca de los niveles de Costa Rica y Uruguay. Estos resultados también se han visto reflejados en las Pruebas SABER 11 que alcanzaron su máximo nivel en 2016, con un aumento de 7 puntos en el promedio nacional (257 puntos).

Además de avanzar en calidad, se consolidaron los niveles de cobertura y permanencia para la educación básica y media, con especial énfasis en las zonas rurales. En esta estrategia, que busca cerrar las brechas y promover la equidad, se han implementado modelos educativos flexibles para enfocar los esfuerzos en poblaciones con condiciones particulares de vulnerabilidad. A 2016, se lograron tasas de deserción por debajo del 5% en todos los niveles de básica, alcanzando niveles históricos en este indicador.

Afirmación: frágil sostenibilidad fiscal.

Realidad: luego de una seria, responsable, aunque impopular reforma tributaria en 2016, el FMI y las calificadoras de riesgo destacaron cómo el país ha logrado estabilizar sus cuentas fiscales, lo que se refleja en que hoy los CDS de Colombia estén en los niveles más bajos desde hace casi tres años.

A pesar del choque petrolero, el gobierno logró mantener el gasto social y cumplir con las metas de déficit previstas en la regla fiscal. A futuro, el gobierno seguirá siendo responsable con su manejo fiscal. Según las proyecciones del marco fiscal, el déficit del gobierno nacional central se reducirá a 3,6% en 2017, 2,2% en 2019 y llegará a 1% en 2026. Como consecuencia de ello, la deuda del gobierno nacional central disminuirá de cerca de 45% en 2017 y 2018, a 44% en 2019 y llegando a 32% en 2028.

Afirmación: subóptimo funcionamiento del SGR.

Realidad: gracias a la reforma estructural al sistema de regalías de 2011, hoy todos los municipios del país reciben recursos de esta fuente. Mientras que antes de la reforma el 80% de los recursos de regalías en entidades territoriales estaban concentrados en tan solo 17% de la población, hoy día estos se reparten en el 70%. No sorprende entonces que la desigualdad de la distribución de las regalías haya disminuido considerablemente: el Gini municipal pasó del 0,92 al 0,39.

Adicionalmente, las regalías se convirtieron en un jalonador de la actividad económica, contribuyendo aproximadamente en 0,33 puntos al crecimiento de los últimos cinco años. Solo el Plan de Choque, implementado en el último semestre de 2017, contribuirá entre 0,4 y 0,5 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento del PIB y generará 80.000 empleos.

Afirmación: persistencia de la desigualdad.

Realidad: desde que existen cifras oficiales, la desigualdad nunca había caído de manera sostenida como lo ha venido haciendo desde el 2010. Tanto así que para 2015 se alcanzó de manera anticipada la meta que el Plan Nacional de Desarrollo había fijado para reducción del coeficiente de Gini a 2018. Hoy día, el coeficiente está en niveles de 0,51, el más bajo de los últimos 25 años y la primera vez que está por debajo de 0,540 desde 1991.

Estas reducciones en la desigualdad reflejan una mejor distribución del crecimiento económico de los últimos años, así como una mejor focalización de los programas sociales. No en vano el crecimiento del ingreso de los deciles más bajos de ingreso supera al de los deciles más altos, 4,3 millones de colombianos han salido de la pobreza y el número de colombianos de clase media superó por primera vez el de los pobres.

Afirmación: inacción en la reforma estructural pensional.

Realidad: en aras de avanzar de forma decidida en la protección a la vejez, este gobierno aumentó considerablemente la cobertura de Colombia Mayor, multiplicándola casi por cuatro, pasando de 416.000 beneficiarios en 2010 a 1,503 millones en 2016. Este programa proporciona un primer pilar básico de protección social para los adultos mayores en condiciones de vulnerabilidad.

Además, el gobierno adelantó acciones concretas para fortalecer el sistema pensional. La reforma tributaria de 2012 creó las condiciones para una mayor generación de empleo formal aumentando así las cotizaciones al sistema. Y así mismo, mediante la defensa jurídica del Estado hecha por el gobierno ante las Altas Cortes, se logró que la jurisprudencia en materia de Régimen de Transición retomara el precepto de que el cálculo de la pensión se hiciere con base en los últimos 10 años de cotización y no el último año, asegurando así que los montos de las pensiones sean mucho más justos y proporcionados.

Así pues, son evidentes los logros obtenidos en temas claves como formalidad, educación y desigualdad, por mencionar solo algunos de los muchos logros sectoriales. El reto hacia adelante es garantizar la continuidad de las reformas y políticas que permitieron estos resultados, para que el país siga avanzando en la senda de un crecimiento económico sostenible e incluyente.