El Icetex ha dado a conocer su Plan Estratégico 2021 - 2024, en el cual se traza un propósito de transformación integral, buscando fortalecer las relaciones con sus grupos de valor, promoviendo la educación de calidad y equidad, asegurando el acceso, permanencia y graduación de sus beneficiarios, ampliando la cobertura, mejorando sus productos y servicios, con un enfoque diferencial.

Esta ambiciosa apuesta se da en el marco de la celebración de sus 70 años. Manuel Acevedo Jaramillo, presidente, y su equipo están haciendo una tarea fundamental; en el fondo, será la verdadera refundación del Icetex.
Es así entonces como el Plan Estratégico contempla cinco objetivos estratégicos, con un portafolio de diez programas y proyectos, que pretenden ejecutar durante su vigencia.

Los objetivos estratégicos propuestos son: 1. El fortalecimiento de los procesos, la tecnología, la cultura y el gobierno corporativo; 2. La diversificación de la estructura de capital y la innovación en su portafolio de servicios; 3. El robustecimiento del ecosistema de servicios digitales de cara a los usuarios y demás aliados; 4. El fortalecimiento de sus relaciones con sus colaboradores, usuarios y demás grupos de interés; y 5. La creación y consolidación de una red de apoyo que asesore y acompañe el desarrollo personal y profesional de los usuarios a lo largo de su trayectoria educativa.

El documento y su proceso de estructuración, reflejan la búsqueda de una integración con los grupos de interés más fuerte y con un propósito positivo. Esto se ha logrado vinculado diversos actores del sistema educativo, como son los integrantes de la comisión de la reforma, usuarios, rectores, expertos académicos nacionales e internacionales, el Gobierno Nacional y el equipo interno de la entidad, entre otros.

Debemos destacar que, para el próximo cuatrienio, en alineación con el objetivo número cuatro de los ODS (Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos) y el Plan Nacional de Desarrollo, el Icetex se ha trazado unas metas ambiciosas de cobertura, a saber: 263.000 nuevos beneficiarios del crédito educativo; 80.000 nuevos subsidios de sostenimiento y tasa de interés y 63.000 nuevos beneficiarios de crédito y subsidios con recursos de terceros. Si se cumplen estos números, caminaremos en la senda correcta.

El señor viceministro de Educación Superior, Luis Fernando Pérez, le ha dado toda la importancia al tema, algunas de las reformas requieren autorización legal. Por ello es clave el proyecto de ley que apalancará algunos de los cambios y que próximamente estará a estudio del Congreso con la iniciativa del Ministerio de Educación Nacional.

Temas como el de financiación contingente al ingreso, que está operando en otros países con buenos resultados, debe impulsarse y apalancarse con distintos actores, incluyendo las mismas universidades. La búsqueda de recursos de fuentes más económicas que permitan tasas subsidiadas y plazos mayores, al tiempo que levantar tantas complicaciones de fiadores.

Un capítulo especial es el establecimiento de un sistema de estímulos al buen rendimiento académico, que en el fondo premie el mérito, la disciplina y el trabajo serio de los estudiantes, que el señor Presidente desea dejar instaurado en el país. Todos estos puntos serán claves para mejorar el impacto del Icetex: aumento en la igualdad social de acceso a las oportunidades educativas.

Colombia necesita un Icetex robustecido y modernizado. Estamos en buena senda. Y se requiere que el Congreso atienda el llamado y lo haga buscando sostenibilidad al sistema. La demagogia nos puede hacer daño, y lo que se requiere es reglas flexibles, claras y sostenibles. Ahí está punto clave. Ya la administración del Icetex está dando muestras de una profunda y seria transformación, debemos proporcionarles nuevas y eficientes herramientas.