Analistas 08/11/2020

¡Cuidado: a usted también lo censurarán!

Si usted no tiene ideas progresistas, prepárese para que Twitter y Facebook censuren sus publicaciones. Luego de la descarada censura en nuestras narices por parte de Twitter al New York Post, España prepara una legislatura para censurar inmediatamente cualquier mensaje de odio en las redes.

El NYPost publicó una exclusiva que vincula al candidato democrático de Estados Unidos, Joe Biden, en un escándalo de corrupción. Twitter de inmediato eliminó el tuit y luego Facebook hizo lo propio por considerar que la información no era verificada.

Así de descarados. Le entregamos a la redes sociales el súper poder de decidir qué vemos y qué no.

Pero el asunto no se queda ahí. Lo que ocurrió esta semana en España irremediablemente llegará a Colombia. El Congreso aprobó una propuesta de un partido progresista que busca que el gobierno adopte las medidas necesarias para prevenir la propagación de mensajes de odio en redes sociales.

Eso en principio puede sonar lindo como todas las ideas progres, pero vistas con los lentes de la sensatez y la realidad, pasan de ser utópicas a distópicas. El problema es que el concepto “discurso de odio” es tan vago que ¿Quién determina cuál es el límite entre odio y libertad de expresión? Discurso de odio es prácticamente todo lo que se salga de la ideología progre: decir que Miss España 2018, Angela Ponce no es mujer sino hombre o trans, es discurso de odio. Decir que abortar trae riesgos: odio. Que un indígena debería trabajar la tierra que tiene: odio. Que un niño no debe recibir hormonas: odio. Que no hay brecha salarial entre hombres y mujeres: odio.

No es odio poner una pancarta diciendo que es necesario que Uribe muera o el timeline de Petro donde abiertamente anima a los jóvenes a incendiar CAIs.

España quiere seguir el ejemplo de Francia y Alemania donde la censura ya está en marcha. Y siguiendo ese efecto dominó, esa censura llegará a Latinoamérica y por supuesto a Colombia.

Lo más atrevido de la medida, es que el gobierno español le exigirá a las empresas privadas Facebook y Twitter, que tengan la capacidad operativa de personal capaz de vigilar cuanta cosa se escriba en sus redes para que se elimine en máximo una hora si se involucran menores, o 24 horas para los demás contenidos.

Hay varias evidencias de ex empleados de estas redes que cuentan que los comentarios, la propaganda y los artículos con tendencia ideológica de derecha son ocultados o eliminados sistemáticamente, mientras mantienen los de la otra orilla.

A eso ahora le sumamos que los mismos gobiernos exigirán a estas empresas censura y más censura.

Y mientras se aprobaba la censura en España, al partido Vox le negaron una solicitud que buscaba prohibir homenajes a los terroristas etarras. Aquí Claudia López quiere hacer un monumento al M19 y es pecado decir algo en contra de las Farc: es odio también.

Prepárese a escribir sus ideas en un cuaderno y compartirlas por correo postal. Con suerte de que el bolígrafo que use no tenga una tecnología borrable que borre ciertas palabras y los carteros tengan la potestad de leer antes de entregar una carta.