.
Analistas 19/03/2021

Empleo y medidas de confinamiento

Por esta misma época, el 24 de marzo de 2020, se estableció el confinamiento nacional por causa de la pandemia de la covid-19. Esta medida se tomó para evitar que el aumento de contagios colapsara el sistema de salud.

El confinamiento, más un coctel de medidas similares, se mantuvieron durante gran parte de 2020, y ocasionaron pérdida significativa de empleos y debilitamiento de la economía nacional.

Los esfuerzos por parte de los empresarios, la institucionalidad pública y la academia, han ayudado a mitigar significativamente estas pérdidas. Las cifras con corte de enero de 2021 entregadas por el Dane, indican que la pérdida de empleos a la fecha se redujo a 1.577.000, lo que implica que se ha recuperado cerca de 70% de los empleos perdidos, comparados con el mes de abril de 2020 que fue el más difícil, y en el cual se reportó una pérdida de 5.371.000 puestos de trabajo.

Analizando Medellín y Valle de Aburrá se ha recuperado tan solo 62% del empleo, mientras que en Bogotá 64%. A nivel sectorial, las pérdidas han evolucionado de acuerdo con el ciclo de los negocios. Por ejemplo, en el sector agrícola, en el cual no se presentaron en principio pérdidas de empleo, ahora se evidencia una disminución en ocupación a nivel nacional de 7,32%.

A la fecha los sectores más afectados siguen siendo los de alojamiento y servicios de comida (-17,71%) y actividades artísticas, de entretenimiento y recreación (-14,52%). Entre estos dos sectores se concentra 41,2% del total de las pérdidas de empleos en el país.

De otro lado, la rama de actividad económica, como la explotación de minas y canteras, presenta un comportamiento contrario al observado, con un incremento en la ocupación de 11,3% , mientras en el
sector deinformación y telecomunicaciones es de 4,48%. En este último las ganancias se hacen evidentes por el uso intensivo de herramientas digitales durante la pandemia.

El reto en términos de reactivación, se concentra todavía las mujeres, cuya tasa de desempleo creció en 40,5% , dada la alta participación femenina en los sectores económicos más afectados y en los tipos de labores como las trabajadoras domésticas.

El efecto nocivo que se profundizó durante la pandemia fue incrementar la brecha laboral entre hombres y mujeres en 46%.

Finalmente, el sector público ha sido clave en términos de reactivación y recuperación de empleos. Según las ultimas cifras hay un incremento en la cantidad de empleados del Gobierno de 4,24%. Ahora, quizás el reto más importante, está en lograr que estos incrementos en el empleo del sector público se reflejen también al sector privado y logren una mejoría de los grupos más afectados como las mujeres, los jovenes y los trabajadores informales. De lo contrario, solo tendríamos un sector público con menos recursos y más burocracia.