Analistas

Michelle

GUARDAR

Becoming, la aclamada autobiografía de la exprimera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, es un libro fascinante. En él no solo relata con múltiples detalles y con una apasionante narrativa su historia personal – desde su infancia en un barrio al sur de Chicago, hasta su vida en la Casa Blanca – sino que también describe el contexto político en el que se desenvuelve. Es una historia de luchas personales, en contra de prejuicios, enmarcada en una sociedad que anhelaba profundas transformaciones y que selló un cambio antes impensable para su país.

Los años tempranos de Michelle Robinson (su nombre de soltera) se desarrollan en un escenario de grandes desigualdades, de oportunidades esquivas por ser todo lo que era: por provenir de un barrio de clase media, por ser negra, por ser mujer. Un contexto que, a pesar de incluir un medio lleno de amigos, familia, juegos y jazz, permanentemente la obliga a hacerse la pregunta que repite a lo largo de muchas páginas: ¿soy suficientemente buena?

Porque no bastaba con obtener notas sobresalientes en su infancia y adolescencia, con ser admitida en la Universidad de Princeton y posteriormente con estudiar derecho en Harvard; no era suficiente trabajar para reputadas firmas de abogados. La misma pregunta, resultado de la constante discriminación y los círculos viciosos de pobreza y exclusión siempre estaba ahí.

Y esto determinó muchas de sus reflexiones, decisiones y esfuerzos: hacer que la firma para la que trabajaba diversificara el portafolio de universidades de donde hacían contrataciones; buscar alternativas más allá del derecho para poder tener un verdadero impacto en el mundo; o sus preocupaciones por el cubrimiento en el sistema de salud en su ciudad. Todo esto también marcó su frustración con la Universidad de Chicago y los muros que la separan de los barrios vecinos; un ambiente que hace que para quienes viven allí, nunca sea una opción real asistir a este prestigioso centro de estudios.

Sin embargo, los tiempos iban cambiando: Harold Washington había sido el primer alcalde negro de Chicago y con eso había generado un giro en la política local; en 1993 Carol Moseley Braun, por el estado de Illinois, se convirtió en la primera mujer senadora afrodescendiente. Las opciones para una población históricamente discriminada ahora eran diferentes.

Michelle Obama ahonda también en los detalles personales como las tensiones entre la política y la familia, y la difícil decisión suya y de su esposo de competir por la presidencia. Su reflexión sobre la situación de miles de trabajadores sin capacidad de pago de vivienda o salud, el desastroso manejo de la crisis generada por el Huracán Katrina y muchas otras tragedias sociales hicieron que la balanza se inclinara en la dirección a favor de tal apuesta. Una apuesta impulsada, en todo caso, por la sed de cambio que tenía Estados Unidos luego de los ocho años del gobierno de George W. Bush.

Más tarde vendría la llegada a la Casa Blanca, la adaptación al nuevo estilo de vida, ser parte de círculos de poder carentes de diversidad, “un océano de hombres blancos con vestidos oscuros”, conocer la oposición férrea que tendría en el Congreso el nuevo gobierno, y sumergirse en el mundo de la diplomacia internacional.

Becoming es, en últimas, una historia muy humana que invita a la reflexión sobre la esperanza y el cambio que anhelan sociedades acostumbradas a la exclusión.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés