Analistas

Pensiones y subsidios

En la exposición del proyecto de ley sobre subsidios que se está discutiendo en el Congreso se dice que en el régimen de prima media (Colpensiones) las pensiones altas reciben elevados subsidios. De acuerdo con los cálculos del gobierno, una pensión de más de diez salarios mínimos estaría recibiendo un subsidio anual de $58,6 millones. Una pensión entre ocho y 10 salarios mínimos recibiría un subsidio anual de $39,1 millones. Una pensión entre seis y ocho salarios mínimos recibiría un subsidio anual de $30,3 millones. Estos cálculos han llevado a concluir que el régimen de prima media es regresivo, y que actúa como un Robin Hood a la inversa, ya que los pobres estarían subsidiando a los ricos. A partir de este diagnóstico, algunos analistas, como Anif, han propuesto que el régimen de prima media se debe dejar marchitar, de tal forma que todas las pensiones continúen siendo administradas exclusivamente a través del régimen de ahorro individual. Se afirma, además, que este tipo de alternativa es la única forma de evitar que se continúe ampliando el déficit ocasionado por los subsidios al régimen de prima media.

Esta argumentación presenta, por lo menos, dos debilidades. La primera tiene que ver con la forma como se estima el subsidio para evaluar el régimen de prima media, y la segunda con el desconocimiento del déficit que también generaría el régimen de ahorro individual, aún en el supuesto radical de que a partir de ahora se eliminara el régimen de prima media.

El subsidio es la diferencia entre el beneficio que recibe la persona y la contribución que hizo durante su vida laboral. Para calcular el valor de las contribuciones de los pensionados actuales, el gobierno toma el valor aportado durante los años productivos y le aplica una tasa de rentabilidad del 4% real anual. Esta estimación es hipotética porque, en sentido estricto, en el régimen de prima media los ahorros de los jóvenes no se colocan en el sistema financiero, sino que se utilizan para pagar las pensiones de los viejos. En un estudio reciente (¿A Quiénes y Cuánto Subsidia el Régimen Pensional de Prima Media en Colombia?), los profesores Stefano Farné y Alejandro Nieto de la Universidad Externado, muestran que si se aplicara una tasa del 6% anual, los “subsidios desaparecen”, ya que las contribuciones cubrirían el valor de la pensión. En tales condiciones, el sistema de prima media no sería regresivo, y no tendría sentido continuar insistiendo en el Robin Hood a la inversa.  El 6% es razonable dado el comportamiento que tuvo la tasa de interés en Colombia en los últimos 20 años, y dado el rendimiento que han tenido los fondos de pensiones privados.

Y en cuanto a la supuesta sostenibilidad fiscal del régimen de ahorro individual, se debe tener presente que a medida que aumente el número de personas con derechos a un salario mínimo, el régimen de ahorro individual también será deficitario. La rentabilidad de los aportes de las personas de bajos recursos no es suficiente para garantizar un ingreso equivalente al salario mínimo, y el complemento tendrá que financiarse con el presupuesto.

No es cierto, entonces, que el marchitamiento de Colpensiones resuelva las limitaciones fiscales. Es equivocado afirmar que el problema financiero de las pensiones tiene su origen en el régimen de prima media.