Analistas

Se ven todos los chinos

ARTÍCULO RELACIONADO

WeChat

George Orwell predijo en su libro futurista “1984”, con el famoso Gran Hermano, la invasión total de los gobiernos en la vida de los ciudadanos. Hace algunas semanas explicaba en este mismo espacio el modelo de interacción entre los usuarios del internet chino por intermedio del gigante WeChat. Hoy nuevamente nos desplazamos a ese país para hablar de tecnología, con otra de las situaciones que se vienen desarrollando en los últimos años impulsadas por el gobierno de ese país que parece querer controlar del todo a sus ciudadanos.

China ha desarrollado desde 2015 un sistema de vigilancia y seguridad que se ha enmarcado dentro de una iniciativa anticorrupción. El gobierno chino lo ha llamado “Sky Net” y su objetivo es el de capturar y analizar en tiempo real los datos que sean posibles para geolocalizar y capturar ladrones, criminales y también políticos envueltos en escándalos de corrupción. El programa lleva muchos meses, pero recientemente Sky Net ha tenido una actualización tecnológica y evolucionó a un grupo de sistemas interconectados, principalmente por 20 millones de cámaras de seguridad que incluyen análisis en tiempo real con inteligencia artificial. Las múltiples cámaras permiten identificar el sexo de la persona, edad, color de piel, características de la ropa y hasta rasgos únicos. Además, es capaz de reconocer vehículos por marca, modelo, color, así como tipo de vehículo y saber si está siendo conducido o aparcado

Glory Cheung, Chief Marketing Officer de Huawei, vino esta semana a nuestro país y en una entrevista personalizada pudimos obtener de ella sobre la visión de este tipo de problemáticas que representa la instalación y operación de toda esta tecnología en su país (audio). Es cierto que, con un buen uso de la tecnología, se logran mejoras en el tráfico. Con buena información en tiempo real, los ciudadanos toman mejores decisiones de movilidad.

La preocupación de un sistema como ese es la privacidad, situación que si se sale de las manos eventualmente podría volverse muy crítica. Muchos ciudadanos y líderes sociales de China sienten que no pueden tolerar entregar tantos datos al gobierno de una manera irreversible. El nivel de información que está recopilando China, con técnicas avanzadas de Big Data, es gigantesco y aterrador. En otras latitudes hay diferentes visiones al respecto por los conocidos problemas que ha generado la gobernanza de internet y políticas internacionales como la neutralidad de la red.

Las instituciones están teniendo demasiada inteligencia artificial con respecto a detalles y el consumo de los particulares. Igual las grandes compañías de tarjetas de crédito, bancos, aerolíneas y hoteles vienen recopilando por años toda esa información. Que la lean o analicen toda, no estoy seguro de ello. Van a llegar nuevas compañías en el futuro que crucen varias bases de datos y se alimenten además con el comportamiento del usuario en sus redes sociales. Ese tipo de empresas agregadoras de datos van a generan posiblemente un monstruo de siete cabezas. El Gran Hermano es una realidad. China ya lo instaló y a las diferentes sociedades nos toca observar los límites y exponer los riesgos. Unos hackers que accedan maliciosamente a dicha información generarían problemas inimaginables que hoy no conocemos. ¿Hasta dónde queremos que los gobiernos conozcan nuestra vida y detalles? La seguridad es importante pero la privacidad también. Hay gente que no está dispuesta a sacrificarla.