Con el anuncio de la Real Academia de las Ciencias Sueca en el inicio de esta semana, dos matemáticos, con doctorados en Economía, profesores universitarios, logran un importante reconocimiento por parte de la comunidad académica mundial con el Premio Nobel de Economía.

El premio fue otorgado a los estadounidenses Paul R. Milgrom y Robert B. Wilson, por su aporte teórico en el campo económico, específicamente a la teoría de juegos, la probabilidad y la teoría de las subastas. Hoy más que nunca los estados se benefician con miles de millones de dólares adicionales, por los mecanismos que fueron diseñados por varias décadas en esta zona del conocimiento.

Cuando las naciones realizan subastas de espectro radioeléctrico para los servicios de telecomunicaciones, en algunos proyectos de infraestructura, procesos de digitalización, y en general, cuando se trata de recursos escasos o finitos, la correcta aplicación de la teoría de las subastas lleva a maximizar los precios que los agentes económicos están dispuestos a ofrecer por el permiso de uso de los preciados bienes públicos.

Robert B. Wilson nació en Geneva, Nebraska, y estudió Matemáticas en Harvard. Hizo una maestría y un doctorado en Economía empresarial. Es profesor en Stanford y antes había dictado en Berkeley. Paul R. Milgrom nació en Detroit, Michigan. También estudió Matemáticas en la Universidad de su estado natal, y luego obtuvo un doctorado en Economía de Stanford de donde también es profesor desde 1987. Ambos llevan años trabajando juntos en este campo del conocimiento.

El diseño de subastas está fuertemente ligado a la teoría de juegos. Inevitablemente quien estudie a profundidad el tema, termina interactuando con ecuaciones y modelos abstractos que son aplicables cuando se analizan las estrategias y comportamientos de los agentes racionales.

El desarrollo de la teoría de las subastas viene acompañado de los clásicos conceptos de asimetría de la información, agentes que toman decisiones racionales individuales, equilibrios tipo Nash y los diferentes tipos de estrategias.

En todo esto hay un profundo ingrediente de sicología, que los profesores Wilson y Milgrom lograron poco a poco plasmar en forma de variables y ecuaciones, llevando un paso más allá los diseños originales del también matemático estadounidense John Forbes Nash.

Nash no solamente creó la teoría de juegos, sino que también fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1994 y el Premio Abel en 2015 reservado exclusivamente para matemáticos. Nash inspiró la reconocida película “A Beautiful Mind” protagonizada por el neozelandés Russell Crowe.

En medio de cualquier subasta, especialmente con sobres cerrados y cuartos separados, los agentes se ven obligados a pensar como sus rivales, a diseñar estrategias preestablecidas ronda por ronda, en un modelo de pensamiento que no se diferencia mucho del ajedrez o de los juegos de cartas en un casino.

Las mismas formas de pensamiento se aplican ahora, por ejemplo, en compras de publicidad por internet, obras de arte o “cuotas” en casas de apuestas deportivas. La popular frase “¿Quién da más?” trae todo un componente matemático detrás en el comportamiento dentro de cualquier subasta. Justo reconocimiento a una obra académica de toda la vida.