.
Analistas 04/06/2021

Punto de inflexión

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR

El panorama del país cambia dramáticamente luego de conocerse el decreto 580 del 31 de mayo de 2021, que permitió la expedición de la resolución 777 del Ministerio de Salud. Este reciente marco regulatorio permite abrir nuevamente la economía, con excepciones para ciertas ciudades, pero en términos generales era lo que los empresarios, trabajadores, independientes y estudiantes venían esperando que se concretara desde el año pasado. Con los nuevos criterios fijados, y dependiendo de algunas condiciones puntuales, podríamos decir que estamos ante un panorama de reactivación total y recuperación de la confianza de los consumidores.

Es indudable que el nivel de desempleo presenta un panorama duro. Los ciudadanos que siguen en la protesta, y algunos que deciden seguir en los bloqueos y saboteos, por supuesto ensombrecen el corto plazo. El gobierno debe resolver el tema del paro rápido. Fedesarrollo calculó entre $4,8 y $6 billones el costo del mes de paro para el país. Un mes adicional no es el doble, ya que el efecto de seguir en esa situación puede ser exponencial y habrá muchos empresarios del país que están a semanas de la quiebra total. Hay otros pensando seriamente montar sus negocios en otros países. Esa es la confianza que se debe recuperar, ya que los empresarios finalmente son quienes generan empleo y pueden ayudar a volver a los niveles de desempleo de un solo dígito. Ojalá se logre algún día estar de nuevo en ese escenario.

Muchos analistas coinciden en un punto crucial. El comité del paro no representa a toda la población. Hay jóvenes que expresan su inconformidad, pero no tienen nada que ver con la CUT, Fecode y otras organizaciones que integran ese Comité, que por sus representantes no tiene mucha cara de juveniles. Cada jornada que avanza, termina con las mismas declaraciones ante los medios, de miembros del gobierno pidiendo desbloqueo como requisito mínimo y las del señor Maltés, quien repite su libreto lleno de acusaciones al gobierno sin ningún tipo de autocrítica o posibilidad de incluir argumentos moderados. Los dos grupos se siguen reuniendo en el salón de Compensar a paso de tortuga. Pareciera que no se dieran cuenta que hay gente muriendo en las calles y familias enteras que pierden sus empleos con cada jornada adicional. Ninguna de las dos partes parece entender el afán de llegar a algún tipo de acuerdo. Algunos son realmente profesionales en la intransigencia que insisten en el discurso de señalar y no tienen voluntad de ceder.

Mi opinión es que el Gobierno Duque llegó a punto de inflexión. Más que ceder ante el comité del paro debe incluir en su equipo negociador actores de afuera del gobierno que se conviertan en verdaderos gestores de puntos de encuentro. Es impopular frente a muchos ciudadanos, seguramente reprochable por parte del ex presidente Uribe y su partido Centro Democrático en vías de extinción, pero necesariamente Duque debe recurrir al ex presidente Juan Manuel Santos, que en su calidad de Nobel de Paz puede ser quien encuentre cómo desenredar este nudo gordiano, que no se le ve por donde en el escenario actual.

Todo un equilibro de Nash al que hay que buscarle el desequilibrio. Ya no se vale seguir usando los mismos métodos que no nos van a llevar a ningún lado.