GAFA: La revolución francesa

GUARDAR

Luego de varios meses de análisis, discusiones y debates técnicos, en Francia se decidieron ayer por ser los pioneros en actualizar el sistema de impuestos con respecto a la nueva realidad de la economía digital mundial. A partir de ahora los franceses imponen un 3% sobre los ingresos de las grandes compañías de internet (todas ellas norteamericanas). El gobierno francés espera recaudar aproximadamente 400 millones de euros en 2019 y una cifra superior a 650 millones de euros en el período 2020. Para nadie es un secreto que las grandes empresas de internet han crecido a una velocidad impresionante en los últimos 10 años.

El nuevo impuesto es conocido como GAFA, por las iniciales que corresponden a Google, Amazon, Facebook y Apple. En el período actual se calcula que además de las cuatro grandes compañías, habrá al menos unas treinta empresas que aportarán este nuevo tributo. En la lista están también AirBnB, Instagram (propiedad de Facebook) y una francesa llamada Criteo. El impuesto aplica únicamente a los ingresos percibidos por servicios digitales causados en territorio francés. Inicialmente se van a buscar empresas con ingresos superiores a los 750 millones de euros anuales en la línea de negocios digitales en todo el mundo. Se estima que en Francia hay por lo menos 25 millones de usuarios conectados a las grandes plataformas.

La preocupación llegó a diferentes despachos de abogados de las compañías norteamericanas, que ahora trabajan en la estrategia de lobby para frenar el tema en otros países de Europa que seguro copiarán la iniciativa rápido. Nada más atractivo para los políticos de todos los países que encontrar una nueva fuente de ingresos tributarios en una economía que tiene una tendencia a crecer muy rápidamente a niveles exorbitantes. La preocupación llegó más allá de los despachos de los costosos abogados y de quienes se dedican al lobby internacional.

El gobierno Trump ha hecho pública su molestia por este impuesto y ha dicho que pide oficialmente el inicio de una dura investigación contra Francia, validado también por declaraciones de la Oficina del Representante de Comercio: “La estructura del nuevo impuesto, así como las declaraciones hechas por funcionarios, sugieren que Francia esté dirigiendo injustamente el impuesto a ciertas compañías tecnológicas con sede en Estados Unidos”. La investigación es del tipo Sección 301, que tiene como objetivo determinar prácticas comerciales injustas. Así comenzó el pleito entre EE.UU. y China que terminó en mayores impuestos para ambas naciones.

Nuevamente queda en evidencia el choque de visiones que hay entre europeos y norteamericanos a nivel regulatorio por todo lo que pasa en la red. Recordemos que las grandes compañías de telecomunicaciones, que duraron años desplegando infraestructura en Europa, se dejaron coger ventaja de los gringos, quienes en los últimos 30 años no solamente crearon la nueva economía digital, sino que demostraron al mundo que en el futuro habrá empresas gigantes que no serán dueñas de ningún activo. Las gigantes de internet no desplegarán grandes inversiones de capital en infraestructura, lo que sí harán es invertir en Investigación y Desarrollo, también en aplicaciones y usos de los datos que se almacenan en las nubes de la red. No se les extrañe que los voraces y hambrientos congresistas de nuestro país quieran ver ahora este nuevo impuesto como una fuente de “cuadre” de caja. No se van a hacer los de la GAFA.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés