.
Analistas 26/03/2021

CRC sin cifras de televisión

Jorge Hernán Peláez
Columnista y periodista de Al paredón del Diario LR
La República Más

Durante 2019 el Gobierno sancionó la Ley de Modernización del sector de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Entre una cantidad de decisiones, el artículo 39 específicamente dispuso la liquidación de la Autoridad Nacional de Televisión. Las funciones regulatorias y administrativas de la entidad se repartieron y algunas pasaron a ser ejercidas por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) y otras como vigilancia, control y asignación de espectro llegaron al MinTIC.

Colombia buscando entrar a la Ocde sabía que en el área de telecomunicaciones debía crear un ente regulador único, ya que algunas empresas de ese sector alcanzaron a tener entre cuatro y cinco reguladores, pues vendían diferentes servicios que se fueron empaquetando por la convergencia tecnológica.

La CRC quedo como la única instancia para regular el marcado como entidad autónoma e independiente. El MinTIC, con un representante que asiste (a veces la ministra o un viceministro) es un voto con minoría. El objetivo es el de organizar el mercado y garantizar que haya una buena prestación de los servicios. La Antv le “heredó” a la CRC la vigilancia y control de la televisión pública comercial, la televisión por suscripción y la televisión comunitaria.

La CRC ha avanzado en unas áreas de la regulación, por ejemplo, en telefonía móvil celular. En otras el avance es marginal. En televisión por suscripción hay que decir en verdad que no se ha hecho mucho. Tan dramática es la situación que la CRC dejó de actualizar completo un reporte recurrente que hacía la Antv: las cifras del número de suscriptores de cada empresa por período.

Para nadie es un secreto que el mercado presenta niveles desbordados de subreporte y de subfacturación, lo que lleva a una evasión de impuestos significativa. Más de la mitad de las personas que ven televisión por suscripción en nuestro país no son reportadas. La Dian está dejando de recaudar por concepto de IVA y Renta una cifra superior a US$200 millones anuales.

La última cifra oficial del Dane en su encuesta de calidad de vida 2019 habla de 10 millones de hogares con algún tipo de señal por suscripción. El último reporte de la Antv fue en junio de 2019. La CRC lo actualizó en diciembre del mismo año, y solamente hasta esta semana se supo en el transcurso de un evento de Andesco, que se actualizaron parcialmente las cifras, cuando uno de los conferencistas dijo que no hubo ningún tipo de reporte durante todo 2020. Lo que publicaron hace 48 horas, luego de 15 meses de silencio, no contiene datos de todos los operadores ni los de las empresas comunitarias.

Sin el reporte de número de usuarios, y sus actualizaciones periódicas, algo tan básico y necesario para todo el mercado, no se logra avanzar en las iniciativas habituales de entidades reguladoras del mundo. ¿Qué tipo de análisis de mercados relevantes se pueden hacer sobre televisión si no hay consolidación o actualización de cifras? ¿Acaso se podría adelantar una iniciativa contra el subreporte efectiva si nadie sabe en qué terreno está pisando? Lamentable que todo el avance que la CRC está logrando en otras áreas, los haya hecho olvidar de la importancia de la televisión. Un regulador convergente debe mirar todos los servicios, no solo algunos.