Analistas 22/05/2020

Convergencia sin desdibujar

La pandemia actual nos ha mostrado de manera amplificada algunas tendencias y situaciones que se venían dando en los medios de comunicación del mundo. Los contenidos que publican y lo que busca la gente, por razones de la coyuntura se unificaron, pero con vertientes interesantes por nichos de la población. Hay quienes están enganchados con las curvas, cifras, funciones y comparativos diarios. Hay otros que miran datos de su ciudad únicamente.

Los programas de radio, televisión, las crónicas de prensa y revistas han encontrado la forma de ilustrar con expertos de salud y gente muy técnica que nos ayudan a entender en lo que está metida la humanidad en este momento.
La convergencia de medios con redes sociales y otras plataformas trae una nueva forma de consumo. Cambió la forma operativa en que se publican y se emiten los contenidos. Hay noticias, análisis, entretenimiento y formas de conectar a la gente, mucha encerrada en sus casas por largas horas buscando respuestas a lo que viene en el futuro.

Los periodistas nos volvimos multiplataforma, entendiendo que el formato principal que va a comenzar a predominar sobre los demás es el video. Canales como Instagram con stories, lives, y una serie de herramientas que permiten rápidamente la interacción en vivo, y con invitados, son lo que va a mandar la parada. He visto colegas que hacen la entrevista a un personaje para Youtube, y que transmiten el detrás de cámaras desde otro celular por Facebook Live o Instagram Live. Mesas de trabajo de radio o televisión que muestran las salas de redacción y proceso de producción de los contenidos detrás de cámaras en las redes.

En el turbulento proceso de converger hay a veces errores conceptuales o desviaciones del verdadero sentido y significado de un medio de comunicación. El contenido que quieren y necesitan las audiencias a veces va por un lado y el tráfico por otro. Me parece que no nos debemos regir solamente por la dictadura de los “likes” y “trending topic”. Primero, porque la audiencia total no está únicamente ahí. Segundo, la medición no es sobre una muestra estadísticamente confiable, entonces la métrica no es poblacional.
Algunos colegas en formatos digitales han publicado noticias como: “famosa modelo deslumbra a sus seguidores con infartante foto en bikini”.

Seguramente ese contenido va a tener un tráfico relevante, pero sinceramente esas cosas no son noticias. Ni siquiera se deberían considerar como parte del contenido de un medio serio y reconocido. Lo grave es que la forma de trabajo del periodista tradicional y la lógica de quienes están al frente de las redes, están muy alejados. Los community managers, tienen criterios, edades, gustos, razonamientos y conceptos fundamentales muy diferentes.

Esta semana hubo un importante medio en donde la redacción se enfrascó en un debate de si la nota del gato de un famoso debe salir primero que la declaración de un representante del gobierno. Imaginen a la torre de Babel que hemos llegado. Cada uno intenta imponer cosas que se van a medir distinto ante los ojos de los espectadores y sobre todo del resto del equipo de trabajo. Propongo acabar con la dictadura del “like”, eliminar los Hashtag como criterio periodístico y volver a lo básico. Informar, servir de canal, entregar elementos y contextualizar debe ser nuestro papel. No caigamos en llamar la atención a cualquier costo. Converger y volverse multiplataforma está perfecto. Desdibujar el contenido no.