Analistas

La importancia del voto de los ‘millennials’

GUARDAR

La generación de los ‘millennials’,  aquellos jóvenes también llamados de la Generación Milenio o Generación Y, correspondiente a los nacidos en la década de los ochenta, ha iniciado su desembarco en los medios, las finanzas, la política y la vida pública. 

Muchos de ellos, incluso, en un par de ocasiones han asistido a las urnas un domingo para elegir senadores, representantes e incluso presidente.

Estos personajes que se interesan más por la economía que la ideología y que pertenecen en su mayoría a la vida digital, que son pragmáticos y que tienen un alto componente de narcisismo en su forma de ser, que son competitivos y que viven bien informados (a través de las redes sociales principalmente), cuando se enfrentan a las decisiones electorales empiezan a darse cuenta que más allá de los programas sociales y económicos que un candidato tenga en su plan de gobierno, es necesario evaluar el grado de entendimiento y su posición frente a los retos que impone una sociedad digital. ¿ De qué sirve ser un ciudadano nativo digital cuando nuestros gobernantes no entienden del tema y practican una política anquilosada y arcaica? 

Para la muestra, basta un botón: la reciente “Ley de Propiedad Intelectual “aprobada por la Comisión de Cultura del Congreso Español, hace unos días, que incluye el polémico Cánon de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (Aede), un sindicato de periódicos y revistas impresas, un conjunto de normas en las que se consagra un impuesto, satíricamente conocido en los medios como “tasa Google”, que se causa cuando las  páginas web, sean medios de comunicación o agregadores de contenido como Google News, Reddit o Yahoo, dirijan a sus usuarios a páginas de miembros de la Aede.

La ley literalmente criminaliza algo que, para cualquier usuario actual de la navegación en internet, es precisamente uno de los valores más importantes de la plataforma, la idea de agregar y enlazar los contenidos de otros. 

Este tipo de leyes tristemente se aprueban en senados y cámaras donde una gran mayoría de los asistentes con capacidad de voto desconocen completamente la magnitud del impacto que este tipo de regulaciones pueden generar y que constituyen de una u otra manera un esquema disfrazado de censura, que restringe la expansión del conocimiento y, lo que es más grave todavía, que genera un problema donde no lo había.

Lo interesante del debate de una ley retrógrada como esta, es escuchar a algunos políticos esgrimir cosas como “ los agregadores de enlaces ponen en peligro el acceso de los ciudadanos a una información libre y de calidad en internet”, argumentos del mismo corte de “existe una empresa de California que ha inventado un programa de ordenador que está hundiendo el modelo de negocio de los taxistas” refiriéndose a la necesidad de legislar en contra de Uber.

Y si en España llueve, por Francia no escampa, hace unos días un juez de Burdeos condenó a la “bloguera” francesa Caroline Doudet a pagar 1.500 euros a una pizzería sobre el que publicó una crítica negativa en su blog, ya que la “víctima” consideraba que su artículo, publicado en agosto de 2013, había contribuido de forma significativa a la baja afluencia de clientes que, según ellos, han experimentado desde la publicación (omitiendo el hecho de que el artículo no tenía mas de medio millar de visitas).

Algunos nos preguntamos si la decisión de la juez, absurda en un mundo plagado de sitios donde se hacen comentarios y se comparten en línea las opiniones de los usuarios de cualquier tipo de servicio, ha beneficiado mas al restaurante o al blog, el cual ha sido objeto de un inesperado cubrimiento mediático.

Queda por ver cómo las nuevas generaciones empiezan a considerar en sus decisiones electorales, los atropellos que los legisladores sin sensibilidad por la vida digital cometen en contra de la libertad de expresión en internet, una herramienta que en principio facilita el desarrollo, el buen gobierno y la implementación de garantías democráticas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés