.
Analistas 17/04/2021

La economía de la creatividad

Javier Villamizar
Managing Director

Según lo muestran recientes estudios de mercado, se calcula que actualmente hay mas de 50 millones de creadores de contenido para plataformas digitales y redes sociales como Instagram, Facebook, TikTok, SnapChat, Twitch y Youtube, aunque solo dos millones de ellos son profesionales. La profesión ( u oficio ) de creador de contenido se ha convertido en una de las ocupaciones preferidas en los últimos años gracias al crecimiento viral que han experimentado las plataformas que promueven el “UGC” (contenido generado por usuarios por sus siglas en inglés).

La popularización de esta actividad y los casos de éxito que aparecen a diario en medios que resaltan los ingresos, en algunos casos exorbitantes, de creadores de contenido digital han empezado a influenciar a las nuevas generaciones de manera importante como lo demuestra una reciente encuesta que encontró que en los Estados Unidos ya hay más niños con aspiración de convertirse en ‘youtubers’ (29%) que en astronautas (11%).

Los números detrás de esta nueva economía de la creación son impresionantes y continúan creciendo de manera exponencial. En su reporte trimestral mas reciente, la firma Alphabet (casa matriz de Google y YouTube) reveló que YouTube ha desembolsado más de 30.000 millones de dólares a los creadores de contenido en su plataforma en los tres últimos años.

El despliegue mediático alrededor de los creadores mas exitosos y el hecho de que convertirse en productor de contenido digital es aparentemente simple y no requiere mayor inversión, ha hecho que el mercado se vuelva más y más competitivo y los ingresos no se materialicen tan fácil y rápidamente como muchos esperaban.

La controversia alrededor de este fenómeno se centra en determinar si estos millones de individuos son realmente empresarios independientes como aparentan o si simplemente son la fuente de mano de obra barata enfocada en generar tráfico para compañías de medios que saben perfectamente que, en la práctica, reparten grandes cantidades de dinero para obtener contenidos relevantes y comprar creatividad que tenga el potencial de volverse viral en las redes sociales. Es precisamente por esto que han empezado a surgir otras plataformas de monetización que permiten que estos creadores digitales y talentos emergentes, tomar control de la forma en que distribuyen su contenido y se comunican con sus seguidores.

Durante la pandemia del covid-19, estas plataformas digitales de monetización como Patreon, Cameo, OnlyFans entre otras, se han vuelto la herramienta perfecta para millones de individuos que desarrollan contenidos y que quieren generar ingresos de manera directa conectándose con su audiencia. Estas plataformas permiten a cualquier persona vender fotos, videos, interacciones digitales entre otras cosas, al detal o a través de subscripciones donde el contenido “Premium” se genera de manera periódica y continua, manteniendo la conexión entre talento y público.

Estos nuevos modelos de negocios no se quedan solo en el ámbito de generación de contenido audiovisual al que nos tienen acostumbrados los ‘youtubers’ tradicionales. Plataformas como Teachable y Podia facilitan la creación de clases magistrales y cursos interactivos de manera simple, creando una nueva fuente de ingresos para personas que quieran compartir su experiencia y conocimiento profesional con aprendices alrededor del mundo.