Analistas

Los FIC: evolución y oportunidades

El reciente trabajo titulado “Fondos de Inversión Colectiva en Colombia: Evolución y Oportunidades”, presenta un análisis completo de la cronología y los avances en la industria fiduciaria en Colombia. El estudio se enfoca en los progresos obtenidos en conocimiento, estructura y normatividad que permiten visualizar el futuro de un potencial crecimiento local y regional para los fondos de inversión colectiva; a su vez, describe los cimientos cada vez más sólidos con los que cuenta esta industria en el país, ubicándola a niveles de estándares internacionales. 

Los resultados del estudio hacen énfasis en cuatro aspectos: el primero, la importancia de los fondos de inversión colectiva respecto a otras líneas de negocios; segundo, el alto nivel de competencia de las fiduciarias donde se han creado mercados de nicho para las fiduciarias públicas, independientes y las relacionadas con bancos privados; tercero, la resistencia del cliente fiduciario por las inversiones activas; y por último, la necesidad de superar ciertas limitantes normativas para la expansión de los fondos. 

La importancia de estos resultados radica en haber obtenido un mapeo específico de la industria de fondos en Colombia con la finalidad de que los diferentes actores se motiven a utilizar o crear fondos con subyacentes que atraigan a los usuarios.

Gracias a las conclusiones del estudio, tenemos un reto grande orientado en mejorar los regímenes de inversión restrictivos para los institucionales, optimizar algunos excesos en los tiempos de aprobación de productos, hacer los reglamentos menos complejos y más entendibles, entre otras cosas. Es importante destacar el papel fundamental que cumplen las fiduciarias en este contexto, pues son el eje fundamental del negocio y las compañías que administran 75% del mercado de los FICs, lo que representa alrededor de $43 billones. 

Al ser un vehículo que maneja recursos de esa magnitud, se ve la importancia de analizar cuál puede ser el alcance de lo que aportan los fondos al mercado de capitales, y confirmar que los FICs se han convertido en un actor importante para el mercado en función de la inversión o compra de papeles de emisiones primarias.

A pesar de los avances que ha registrado el mercado de capitales durante los últimos años en el aspecto regulatorio en beneficio de nuevos instrumentos para el ahorro y la inversión, no podemos desconocer que debemos unir esfuerzos para aumentar la profundidad de los mercados de capitales locales en la región y la emisión de bonos corporativos, tal y como lo presenta el estudio. 

Gracias a los incrementos en los recursos en fiducias de administración, el negocio fiduciario se ha venido profundizando en los últimos años, pues el valor de los activos fideicomitidos pasó de $144 billones (28% del PIB) en 2009 a $373 billones (46% del PIB) en marzo de 2016.

Para cerrar, debemos aplaudir las fortalezas identificadas en la industria local de los FICs, entre ellas: los niveles óptimos de competencia y eficiencia, la capacidad de negociación sobre los retornos de las inversiones que los fondos permiten tener y el marco regulatorio contenido en los Decretos 1242 y 1243 de 2013, instrumento que contribuirá a superar los temas por fortalecer.

Este estudio es una buena excusa para abrir un escenario de discusión donde todos los actores del mercado podamos pensar en cómo crear nuevos fondos de inversión colectiva y nuevos esquemas de distribución de fondos para el país.