.
Analistas 17/08/2022

Aprovechar oportunidades que crean las presiones inflacionarias

El entorno inflacionario representa retos que pueden ser vistos como oportunidades para las organizaciones que logran identificar nuevas ventajas competitivas. En Colombia, para julio de 2022 la variación anual del IPC fue de 10,21%, según estimaciones del Dane, y es incierto cuál será el alcance y duración de esta situación. Así que, hacer nada no es una opción.

Después de una década de inflación relativamente estable y muy baja, una recuperación postpandemia frágil y desigual ha llevado a una desalineación de la oferta y la demanda, precios más altos y salarios en aumento. Irónicamente, la amenaza de un aumento de la inflación por encima de los niveles objetivo del Banco de la República ha impulsado aún más la demanda, ya que las empresas ordenan acumular existencias de seguridad a los precios más bajos de hoy.

La inflación afecta a las empresas de dos maneras: en las ganancias y pérdidas operativas, debido a los costos más altos y la disminución del poder adquisitivo internacional a medida que se deprecian las monedas; y en la estructura de capital, debido a las finanzas distorsionadas (valores de los activos, ratios de deuda-capital y precio-beneficio, etc.), y a los costos de deuda más altos.

Tanto la demanda como los factores de entrada están impulsando a las empresas a ajustar el Ebitda y las estrategias de capital, en respuesta a un entorno inflacionario. En términos de su impacto en las pérdidas y ganancias operativas, la inflación se manifiesta en mayores costos de inventario, insumos, mano de obra y, a través de la depreciación de la moneda, en un menor poder adquisitivo internacional.

La inflación también afecta la estructura de capital, debido a que fomenta las inversiones de capital a causa de las finanzas distorsionadas y los costos de deuda más altos. Esta situación se desarrolla por los valores de los activos, las ganancias e impuestos sobre la renta sobreestimados y el alza en las tasas de interés a la deuda.

Independientemente del tipo de inflación que se esté experimentando, se necesita agilidad empresarial y resiliencia en la cadena de suministro para contrarrestarla. Así que, las decisiones y acciones tomadas en los próximos meses en busca de generar agilidad y resiliencia en las operaciones y brindar valor a los clientes, podrían generar una ventaja competitiva significativa que mitigue la escasez de suministro y los costos inflacionarios.

Así pues, para enfrentar el momento de oportunidad actual, existen cinco palancas útiles a corto plazo para desarrollar la agilidad y la resiliencia de la cadena de suministro:

Optimizar las carteras y las especificaciones:

• Enfocar las carteras en los artículos de mayor margen y crear formulaciones o especificaciones de productos flexibles.

• Seleccionar las marcas y la unidad de mantenimiento de existencias por indicador clave de “exclusividad” y “superposición”, para minimizar la duplicación y reducir el “ruido” creado por productos de bajo volumen.

• Evaluar las especificaciones o formulaciones de productos, en busca de oportunidades para permitir sustitutos disponibles o eliminar insumos y componentes.

• Colaborar con los equipos técnicos, de investigación y desarrollo y de marca, para minimizar los impactos no deseados en la experiencia del consumidor y evitar conflictos con restricciones impuestas anteriormente o posibles soluciones.

Invertir en innovación:

• Desafiar la velocidad de comercialización, las prioridades de la cartera y aumentar los presupuestos para la exploración y experimentación de productos, servicios y modelos operativos que habiliten contar con la capacidad de flexibilidad organizacional.

Reforzar la disponibilidad del suministro:

• Desbloquear bolsas ocultas de capacidad no utilizada a través de asociaciones no competitivas y precompetitivas.

• Diversificar la base de proveedores en todas las geografías, en otras palabras, se debe asegurar la compra en diferentes cadenas de suministro y no solo en diferentes proveedores.

• Realizar integraciones verticales específicas, es decir, explorar asociaciones de empresas conjuntas o de inversión conjunta con proveedores para mejorar la utilización de activos y la capacidad (por ejemplo, transporte compartido).

• Revisar las decisiones de fabricación frente a compra, para internalizar las capacidades vulnerables (por ejemplo, una empresa de CPG puede utilizar capacidades internas de moldeado de plástico para fabricar envases).

• Reinventar la gestión de campo/laboral (por ejemplo, incentivos de retención para trabajadores escasos, automatización de algunos procesos).

Fijar precios de forma dinámica y justa:

• Realizar experimentos para revelar la verdadera elasticidad de precios entre marcas y categorías alternativas.

• Cambiar tamaños de envases a unos que representen mayor margen.

• Trasladar los aumentos de costos rápidamente a toda la cartera.

• Mantener la confianza del consumidor a través de precios y tamaños justos.

Reequilibrar los recursos:

• Ajustar los modelos laborales para reflejar algoritmos de rentabilidad actualizados y reducir la exposición en la cola larga de productos improductivos.

• Centrar los recursos de capital, mano de obra y tecnología en productos y marcas de alto margen y velocidad, con propuestas de valor diferenciadas en mercados de crecimiento comprobado.

• Utilizar volúmenes de entrada consolidados con los proveedores.

• Identificar de manera proactiva los riesgos en la dinámica laboral y de suministro y desarrollar mecanismos de respuesta rápida para desplegar recursos de manera que se asegure y amplíe la ventaja de suministro.

Las empresas que actúen rápidamente para implementar estrategias de mitigación basadas en la agilidad y la resiliencia disfrutarán de la ventaja de ser los primeros en actuar. Siempre es útil ponerse de acuerdo sobre un principio organizador central. Se sugiere que los empresarios utilicen a su favor prácticas centradas en los consumidores como principio, en lugar de tratar de desarrollar estrategias diseñadas para mitigar la pérdida o maximizar la ganancia. ¿Por qué? Porque al final del día, en las industrias orientadas al consumidor, si una solución no funciona para el consumidor, realmente no funcionará para nadie.

Referencias:

DANE, 2022, Comunicado de prensa: Índice de Precios al Consumidor (IPC), Microsoft Word - Comunicado_IPC_7_2022.docx (dane.gov.co)

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA