Analistas

Factoring: una oportunidad para el país

GUARDAR

A pesar de los buenos años que ha vivido nuestro país, la dinámica de la economía colombiana está lejos de favorecer en igualdad de condiciones a todas las empresas, independiente de su tamaño. Y las Pyme, que generan más de 40% del total de la producción, frecuentemente se ven afectadas por la falta de caja. Es ahí cuando aparece una alternativa de financiación conocida como factoring.

A principios de los ochenta, el factoring apareció en Colombia como un servicio que asumió el sector real. Tiempo después, los bancos y el sistema financiero formal lo incorporaron como parte de su portafolio con el fin de darle solución a la necesidad de liquidez en el corto plazo.

Pero ¿qué es factoring? Es un contrato mediante el cual una empresa entrega a la institución financiera las facturas que ha emitido, y a cambio recibe el dinero de inmediato, un servicio que aplica un descuento sobre el valor total de la factura por concepto de comisión.

El factoring soluciona no solo los problemas de liquidez, sino que los resuelve a unos costos menores de financiación, aporta a la sostenibilidad de la compañía, a la conservación del empleo, a la formalización de la cadena de comercio y a la eficiencia en el uso del capital de trabajo.

Cabe anotar que la optimización del capital de trabajo pasa por una mejora en el manejo de los inventarios pues hay que saber comprar, comprar a tiempo y las cantidades y referencias próximas a ser vendidas. En otras palabras, tener el esquema de ‘justo a tiempo’.

Para las entidades financieras y para los clientes potenciales, el factoring es una oportunidad. Hoy, en Colombia se estima que 12 de cada 100 mipymes se financian con créditos del sector financiero, un dato que evidencia la falta de acceso del segmento a estos productos.

En Factoring Bancolombia hemos conformado un equipo experto que busca establecer alianzas con las empresas para facilitar su crecimiento, optimizando el estado de sus cuentas por cobrar y por pagar, y siendo respetuosos de las relaciones de nuestros clientes. Ese es el primer paso para hacer del factoring una herramienta útil que se basa en la confianza. Hemos logrado alcanzar credibilidad entre los usuarios. Al final del año anterior, Factoring Bancolombia tenía 35% de participación de mercado.

Se trata de un producto que tiene un potencial de desarrollo significativo teniendo en cuenta que en los primeros nueve meses de 2014, en Colombia se crearon 240.250 empresas, según cifras de Confecámaras. Además, mientras que en nuestro país el factoring movió en 2013 el equivalente a 2,7% del PIB, en otras economías de la región los resultados son diferentes. En Chile este indicador estuvo en 13% para el mismo año.

Para que la industria del factoring siga cumpliendo su función de apoyar a las empresas en sus necesidades financieras de corto plazo, se hace indispensable fomentar por parte del Estado la factura electrónica como título valor. Eso sí, el hecho de que aparezca ésta por sí sola no es suficiente; se requiere tener también una plataforma gratuita y de libre acceso en donde todos los actores implicados podamos consultar la historia de la misma. Que todos los involucrados sepamos exactamente si la factura fue aceptada, descontada y si liquidó bien los impuestos, entre otros detalles de valor.

En el momento en el que Colombia tenga un sistema de estas características, ganaremos todos. Y esto no es una utopía; en la región hay ejemplos claros y desarrollados con experticia. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés