Analistas

Importar café

GUARDAR

Gran escándalo armaron miembros del Comité Nacional de Cafeteros al revelar la decisión adoptada en ese Comité para importar un café de inferior calidad, como materia prima para hacer mezclas y satisfacer las necesidades de los clientes en el mundo.

Para entender la dimensión, en primer lugar hay que decir que los culpables de este alboroto deberían conocer que, como miembros de junta directiva tienen la calidad de administradores y por lo tanto, están obligados a guardar la reserva legal y el secreto comercial, sobre las decisiones que se adopten en la empresa industrial Buencafé, activo del Fondo Nacional del Café. Por lo tanto, es su obligación conocer las normas para ocupar este cargo y no incurrir en violaciones del código de comercio, que pueden tener graves implicaciones.

También el Gerente y su equipo deben hacer pedagogía sobre sus responsabilidades y obligaciones y además, enseñarles que esta fábrica fue construida para procesar subproductos, y que estos se han vuelto escasos en Colombia, que cada día mejora la calidad; la pasilla y el ripio han disminuido en la medida que se erradicaron de pisos térmicos bajos, más de 200.000 hectáreas en los últimos 20 años y que además, este Comité tomó la decisión de autorizar la exportación de pasillas, en beneficio de los productores, que gracias a la presencia de más demandantes han recibido un mayor precio.
Gracias a la excelente gestión del equipo directivo, la fabrica está produciendo 11.600 toneladas, casi 100 % de la capacidad instalada, después de la ampliación que se aprobó y ejecutó durante la gerencia de Gabriel Silva.

Buencafé alcanzó ventas en 2017 por US$132 millones, y utilidades muy cercanas a $100.000 millones -exentas de impuestos-, que se destinan en su totalidad a los programas de ayuda a los cafeteros.

Por lo tanto, los señores que ignoran esta realidad y transmitieron a los medios como una gran revelación la operación de importar café, deben saber que, es necesario mezclar arábica con robusta, para lograr el perfil de taza que los clientes buscan y adecuar la mezcla industrial.

Obtener ese perfil con café 100 % excelso colombiano es muy costoso, para un proceso industrial que tiene la virtud de convertir subproductos en un excelente soluble, sin olvidar que se exporta 93%. Por lo tanto, así como el activo del Fondo está rentando con éxito, los ingresos y la utilidad también le pertenecen, de la misma manera que la obligación de adquirir con sus recursos, las materias primas necesarias en cualquier lugar del mundo. Lo mismo ha hecho el resto de la industria nacional.

Lo que sí es muy preocupante con esta nueva dirigencia es que, por desconocimiento de los frutos del comercio internacional, terminen reinando el proteccionismo y una absurda autarquía, en un gremio que por más de dos siglos ha vivido precisamente del comercio internacional, con un producto absolutamente de exportación, que ha gozado de los beneficios del mercado mundial.

Llegó la hora de la ilustración, para ayudar a unos delegados a los que le corresponde tomar decisiones adecuadas al mundo moderno, -que han sido elegidos democráticamente- pero sin el conocimiento que abundaba en las épocas de la democracia representativa, cuando solo los hombres de Estado y líderes empresariales, llenos de experiencia y sabiduría, accedían a las más altas dignidades cafeteras.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés