Analistas 01/07/2020

Colombia y el 75 aniversario de las Naciones Unidas

Desde su inicio, la ONU ha representado un foro único de deliberación y diálogo en busca de la paz y la seguridad mundial, donde la suma de esfuerzos y la cooperación es la base para lograr consensos.

Colombia, como uno de los países fundadores, participó en la elaboración de la Carta Constitutiva de San Francisco y, desde ese momento, ha jugado un rol activo con una clara convicción en el multilateralismo y un estricto apego al derecho internacional.

Hemos realizado valiosas contribuciones y enfatizado en el valor que tiene el cumplimiento de buena fe de las obligaciones contraídas por los miembros. Asimismo, en el reconocimiento del papel que cumplen los acuerdos y organismos regionales como concepto integral en el arreglo pacífico de las controversias entre los Estados. El universalismo y el regionalismo son complementarios y deben apoyarse armónicamente.

En la actualidad el mundo atraviesa uno de los episodios más angustiantes desde la Segunda Guerra Mundial. La pandemia del covid-19 se constituye en el mayor desafío para América Latina y el mundo a principios de este siglo.
Enfrentamos una triple crisis a nivel global: sanitaria, económica y política, la cual está causando un enorme sufrimiento en los países con menores niveles de desarrollo y en las poblaciones más vulnerables, especialmente las mujeres, los niños y los adultos mayores.

Para enfrentar esta coyuntura se requiere un gran liderazgo político y la toma de decisiones certeras y con visión de futuro.

Estamos en la obligación de redoblar los esfuerzos para implementar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030. En esta “Década de la Acción” el rol de la ONU cobra cada vez mayor importancia ante las adversidades. La fe está puesta en la unidad y solidaridad internacional que ésta representa, así como en la seguridad colectiva y en la capacidad de sus líderes de convertir este desafío global en una oportunidad.

Por ello, Colombia ratifica su apoyo a la iniciativa del Secretario General, António Guterres, de reestructurar los tres pilares fundamentales de la Organización para lograr salvar a las futuras generaciones del flagelo de la guerra y alcanzar el desarrollo sostenible.

A su vez, la reforma del Consejo de Seguridad es necesaria para brindarle mayor autoridad, consenso y capacidad.

Nuestro país está convencido de que no hay desarrollo sostenible sin paz y paz sin desarrollo sostenible.

En los 75 años de las Naciones Unidas, Colombia corrobora que los principios que inspiraron la Carta de San Francisco tienen hoy mayor validez que antes.
Futuro, liderazgo y solidaridad: tres palabras clave que sintetizan nuestro mensaje al mundo.