Analistas

De estabilizar a ajustar

GUARDAR

La economía de un país es como una moneda con dos lados opuestos pero complementarios, uno relacionado con la estabilización macroeconómica y de precios, y otro asociado al ajuste estructural; sobre los cuales acá nos centramos casi que exclusivamente en el primero, con medidas de reconocida ortodoxia monetaria y cambiaria, combinadas con prudenciales del orden fiscal.

Pero desconocemos el segundo con las consecuentes debilidades y amenazas en la competitividad, productividad y capacidad de innovación sistémica que recaen insoslayablemente en el primero, visibles en la problemática actual en aumento en la balanza comercial y la cuenta corriente, aunadas al distanciamiento continuo y creciente de la economía del conocimiento.

Al respecto en el interés de volcar la atención sobre la necesidad de analizar y valorar debidamente la importancia del ajuste estructural, escribí el artículo “De lo Macro a lo Micro en Economía”, publicado en ésta página en enero de 1.992 junto a la serie sobre “Incentivos y Estímulos” editados en 1.996 que estimaba claves para este propósito.

Y claro aunque han pasado más de veinticinco años y el llamado y las circunstancias están vigentes, importa más que el acervo conceptual y las soluciones para enfrentar esta compleja situación ganaron sustancialmente en solvencia y pertinencia, sobre todo desde la óptica del Paradigma de Desarrollo Productivo Innovador que promuevo para redituar beneficios por todos deseados.

Por supuesto el tema relacionado con reducir el costo país que incluye racionalizar las variables atadas al costo laboral, de la energía y los impuestos, junto a eliminar falencias en infraestructura, puesto de presente convenientemente por Anif en múltiples oportunidades, es de absoluta relevancia en el proceso de adaptación estructural a las condiciones imperantes en materia económica y social.

Sin embargo acabar el problema del costo país, que a mi modo de ver no es tan grave, no solucionará por sí mismo el monumental atraso productivo, ni la enorme brecha de competencias y capacidades propias de las industrias y sectores proclives al conocimiento que son los que marcan y marcarán la parada y la batuta en materia de desarrollo equitativo y sostenible; sobre lo cual no tenemos nada.

Por eso son vitales las condiciones y entornos donde opera cada uno de los mercados de bienes y servicios. Como dijo Mohamed El-Erian en “Lo Único Importante” (Deusto 2.017), gracias a bancos centrales independientes y gobiernos serios se superó la estabilización, pero siempre habrá que preocuparnos por el buen funcionamiento de los mercados, aunado a lo expresado por Juan José Echavarría antier conforme LR, de hacer reformas estructurales para crecer más.

De ahí la imperiosa necesidad de volcarse a los mercados para diseñar, ejecutar y evaluar bien la política pública que los fomente y controle conforme su impacto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés