Analistas

Santos, entre autonomía regional, paz y reforma del Estado

GUARDAR

La realidad política obliga adoptar decisiones difíciles cuando se es víctima de injustificada exclusión política como la que sufro y sufre el movimiento ‘Colombia, país de regiones’, víctima de un sistema electoral antidemocrático, en manos de una Registraduría Nacional del Estado Civil y de un Consejo Nacional Electoral que están por fuera del derecho y que no respetan los derechos fundamentales.  

¿Víctimas de exclusión política? lo confirman decisiones judiciales del Consejo Seccional de la Judicatura de Barranquilla, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca y el Consejo de Estado. Los tres organismos han ordenado que se me garantice el derecho al debido proceso que ha sido vulnerado por las autoridades electorales y que se haga el examen a la recolección de firmas con las que se avalaría mi candidatura a la Presidencia de la República.

Las decisiones judiciales con altísima fuerza moral, pero sin eficacia jurídica han permitido que la arbitrariedad del sistema electoral triunfe y excluya la voz y el voto de las regiones que piden autonomía para manejar sus asuntos más neurálgicos, en especial, la voz política de la Región Caribe que con el Voto Caribe y las firmas que avalaban mi candidatura, pudiera escucharse en el debate electoral del próximo domingo. 

Aún así, excluidos arbitrariamente por el sistema electoral, no nos quedamos inmóviles, por tal motivo, ‘Colombia, país de regiones’ suscribió un acuerdo con la mesa de Unidad Nacional y el Partido Liberal para apoyar la candidatura presidencial de Juan Manuel Santos. Respaldamos esa candidatura e invitamos a votar por ella. Cumpliremos con la palabra dada en forma libre, previo acuerdo político.

No estamos de acuerdo   con la reelección presidencial en un régimen presidencia- lista,  sin autonomía regional; menos, de la manera como    se aprobó la reforma constitucional. 

Juan Manuel Santos promete promover su eliminación. Así mismo, se ha comprometido con la transformación del régimen territorial e impulsar la creación de un modelo de Estado de Autonomías Regionales.

En el debate presidencial anterior, Juan Manuel Santos le prometió a la Región Caribe que trabajaría para que el mandato del Voto Caribe fuera una realidad y así la Región Caribe se transformaría en una región autónoma con libertad política y autoridades propias. Esta es la tarea pendiente.

Además se requiere de una verdadera y radical transformación del modelo de Estado. La justicia no es justa, se queja de esto todo el mundo. El sistema electoral es excluyente y antidemocrático. La corrupción tiene como fuente la lejanía del ciudadano al poder político. El sistema de salud tiene un fin poco claro e instituciones que no funcionan bien. Los partidos políticos están deslegitimados.

El ciudadano tiene el derecho de autogobernarse bajo instituciones locales y regionales que le garanticen sus accesos al autogobierno. El modelo de Estado centralista ‘ha hecho agua’, es un desastre y no tiene justificación de mantenerse vigente. El centralismo y el presidencialismo fomentan las condiciones para que la corrupción y la desigualdad no sean derrotadas.

La paz solamente la podrán construir los ciudadanos en las regiones autónomas. Tengo confianza en que Juan Manuel Santos pueda ser el líder transformador que la sociedad democrática necesita en este momento tan crucial de nuestra vida republicana. 

Tiene la oportunidad y la capacidad de conducir este proceso transformador. Tengo confianza que lo será, por esto invito a que con su voto pueda alcanzar el solio presidencial.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés