Analistas 30/11/2019

Presidente: acepto su invitación

Después de varios días de manifestaciones históricas, en su mayoría pacíficas, sin liderazgos políticos y completamente espontáneas como los cacerolazos que hasta hoy resuenan, cientos de miles de ciudadanos logramos cambiar la agenda política del país.

En consecuencia a este clamor, el presidente Iván Duque convocó a un diálogo nacional e invitó a los colombianos a participar activamente en la búsqueda de soluciones, que logren satisfacer los justos reclamos del pueblo.

Teniendo en cuenta la gravedad de la situación y entendiendo que las soluciones no dan espera hasta el 15 de marzo de 2020, yo, Edgar Ibarra, acepto la invitación del mandatario, y aquí le envío cinco propuestas que podría comenzar a estudiar, y ojalá, a trabajar en ellas.

1. Reviva la consulta anticorrupción y póngala en práctica en todo el territorio nacional. Los colombianos estamos cansados de que nos roben y nadie nos defienda. Está en sus manos acabar el cáncer de la corrupción, que con seguridad ha traido más víctimas que cualquier otro factor.

2. Cumpla con los compromisos del proceso de paz de una manera mucho más visible. Asuma la implementación de los acuerdos con orgullo, hágalo sin sentir vergüenza por haber sido el logro más importante del gobierno anterior. En los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (Etcr) hay miles de colombianos que aceptaron dejar las armas y están esperando el respaldo del Estado para iniciar una nueva vida con dignidad, y sobre todo con seguridad.

3. Proteja a los líderes sociales. Escoja un día de su agenda para ir a gobernar desde los lugares que más se han visto azotados por estos asesinatos, para que sus habitantes sientan la verdadera presencia del Estado y sea un espaldarazo para los líderes sociales que aún trabajan de manera pacífica. Encuentre a los responsables de los que han sido asesinados y aplíqueles todo el peso de la ley. Que sus muertes no queden impunes.

4. Convoque de inmediato a todas las ramas del poder, y pídales a cada una, un acto de humildad, reconciliación y conexión con el pueblo. ¿Qué tal una disminución de salarios y gastos de operación para empezar? Los ciudadanos queremos ver que los funcionarios públicos valoran nuestros recursos, que nos demuestren que entienden lo mucho que nos cuesta producir el dinero que les entregamos para sus funciones.

5. Reúnase lo más pronto posible con los líderes políticos y sociales de todos los sectores. Esto es un asunto de todos, busquen soluciones y lleguen a un acuerdo de gobernabilidad.

Por favor, Presidente Duque, aún está a tiempo… ajustar el rumbo no es una derrota.

Asuma usted mismo el liderazgo de este proceso histórico de diálogo nacional. Por favor, no lo delege. ¿Qué hay más importante por hacer, que escuchar a las fuerzas vivas del país para seguir construyendo el futuro de todos? … Ese futuro con el que Usted hace unos meses nos puso a soñar.