Analistas

¿Hasta dónde crecerá Netflix?

Ya son casi 100 millones los suscriptores de Netflix, el popular servicio por suscripción de streaming de películas y series como House of Cards o Orange Is The New Black. Para ser precisos, son 94 millones de suscriptores -49 de ellos en Estados Unidos y los otros 45 en el resto del mundo-. 

Sin embargo, los analistas de Wall Street no están satisfechos con dicha cifra. Este lunes, en su informe de resultados del primer trimestre del año, Netflix registró un crecimiento trimestral de 4,95 millones, una cifra inferior a los más de 5,20 millones que esperaban los analistas.

La reacción inicial del mercado provocó una caída del 3% en el precio de la acción, pero esta se recuperó y cerró a US$147 por título. A la luz de los resultados, para el segundo trimestre Netflix presentó una cifra de crecimiento más moderada -3,2 millones-.

¿Qué significa todo esto? ¿Se comenzó a estancar Netflix? ¿Alcanzó su techo? ¿Por qué no llegó a los números mágicos de los 100 millones de suscriptores y los US$150 la acción?

Es probable que en Estados Unidos se esté desacelerando su crecimiento y que crecer al ritmo en el que lo venía haciendo sea cada vez más difícil, pero en el resto del mundo tiene aún mucho trecho que recorrer. 

Las cifras lo corroboran. Mientras que en EE. UU. sumaron 1,42 millones de suscriptores nuevos en el 1T, en el resto del mundo la cifra fue de 3,53 millones. Para el 2T Netflix estipuló un crecimiento de 600.000 en EE. UU. y 2,6 millones en el extranjero. Cabe decir que el servicio ya se encuentra en 190 países. Ahora bien, cuando Wall Street levanta la ceja en una clara señal de preocupación, sería de tarados no prestarle atención.

Sobre Netflix se ciernen dos serias amenazas a mediano plazo. La primera, un gigantesco competidor cuya capitalización de mercado es siete veces mayor: Amazon, a quien no le gusta apostar para ser el segundo de la clase. La segunda amenaza, sus desmedidos costos en la producción/compra de series y el mercadeo de las mismas.

Aunque Netflix es la reina absoluta de la categoría, Amazon está comenzando a pisarle los talones. Según la empresa emarketer, para finales de 2017, Netflix contará con una base de 128 millones de suscriptores, Amazon bordeará los 83 millones y en un distante tercer puesto estará Hulu con 32 millones.

Y esto sin contar los distintos servicios de series y películas por streaming que cada país está montando para quitarle un pedazo del ponqué a la empresa cofundada por Reed Hastings a finales de los 90. En Colombia, sin ir más lejos, tenemos Claro Video y Movistar Play.  

Por otra parte, pese a unas ganancias saludables -US$2.600 millones-, el nivel de gasto se antoja preocupante frente a la tasa de crecimiento de suscriptores. Solo en producción y compra de series -en 2016 publicaron 126–, Netflix destinó más de US$5.000 millones en 2016, y esa cifra será de US$6.000 millones en 2017.

Súmenle, además, la fuerte inversión en mercadeo para cada muchas de estas series. Netflix es consciente que el producto no se vende solo y que depende de campañas de mercadeo muy agresivas para garantizar el éxito de las series.

No cabe la menor duda que el modelo de Netflix es la gran amenaza del momento para las cadenas de televisión, y que de momento tiene la mano ganadora y unos cuantos de cientos de millones de suscriptores aún por conquistar. Sin embargo, en un mundo en el que la tecnología modifica las tendencias de una forma vertiginosa, nadie puede dormirse en los laureles.