Analistas

El futuro de la salud en América Latina

GUARDAR

La mayoría tenemos en nuestros teléfonos aplicaciones relacionadas con la salud que nos indican cuántos pasos damos, qué cantidad de calorías quemamos o cuántas horas dormimos. Llevar un control de la salud y los signos vitales ya es parte de la rutina, y se espera, según Americas Market Intelligence, que el mercado de sensores portátiles en América Latina crezca 40% a 2020. Sin embargo, lo que falta es integrar todos estos datos en un sistema inteligente.

La gestión de datos y la penetración de la tecnología en América Latina han avanzado a velocidades inimaginables y ofrecen increíbles oportunidades para la transformación de la industria de la salud. Países como México, Brasil, Perú y Chile, entre otros, tienen ya sistemas nacionales de registro médico electrónico (EMR, por sus siglas en inglés). Chile cuenta con una tasa de implementación de EMR de 73 % en hospitales, mientras que los uruguayos lo han hecho a razón de 63%. Además, los hospitales colombianos (51%) también adoptaron este sistema.

En este contexto, es fundamental acompañar a los profesionales de la salud a lo largo de su transformación tecnológica. Es importante comprender sus metas y desafíos, ofrecerles soluciones y modelos de negocio innovadores que se adapten a estas necesidades específicas y al mismo tiempo, permitirle a la población adoptar un rol activo en el control de su salud a través de tecnologías interconectadas.

Para crear un sistema de salud que sea sostenible para las futuras generaciones, debemos brindar servicios personalizados, industrializados e inclusivos.

La revolución de datos está permitiendo a las personas llevar vidas más saludables mediante el uso de dispositivos conectados. Ahora, gracias a innovaciones como la nube y la Internet de las cosas (IoT), los consumidores pueden hacer un seguimiento de su salud de manera totalmente personalizada. En ese camino, es necesario enseñarles a optimizar el potencial de esta revolución.

El poder de la tecnología digital, la inteligencia artificial y los datos masivos, están dando lugar a la creación de sistemas de salud cada vez más integrados y modelos de atención industrializados. Al hacer uso de estas tecnologías, los profesionales de la salud logran mayor eficiencia y aumentan la productividad, lo que da lugar a mejores resultados y reducción de los costos operativos. Un buen ejemplo de atención industrializada es el departamento de salud de Abu Dhabi, que llevó a cabo exámenes clínicos de toda su población a fin de desarrollar un plan de salud adaptado a las necesidades específicas del país según los problemas reales.

Nos estamos enfrentando al creciente desafío de proporcionar una atención más inclusiva y ofrecer acceso a la salud a más personas. Para lograr este objetivo, debemos centrarnos en soluciones integradas: combinaciones únicas de sistemas, software y servicios desarrollados en respuesta a la perspectiva de los consumidores y adaptados para resolver necesidades específicas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés