.
ANALISTAS

El milagro de Irlanda

miércoles, 30 de junio de 2021
MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR
La República Más

Imagínese un país pobre, en donde uno de cada cinco estudiantes quería emigrar a buscar oportunidades, con un conflicto armado que duró más de 29 años. Cuando he hecho esta pregunta las personas generalmente piensan en Colombia, seguramente usted también. Sin embargo, estamos hablando de Irlanda, que si usted hubiera nacido allí hace poco más de 30 años, no hubiera imaginado que se iba a convertir en uno de los países más ricos de Europa.

Según el índice de libertad económica publicado por la Heritage Foundation de Estados Unidos, en 1995 Irlanda era un país considerado como moderadamente libre (misma categoría de Colombia). Sin embargo, en 1997 se convierte en un país mayoritariamente libre, y en 2001 pasó al selecto grupo de países libres y allí se ha mantenido hasta hoy. ¿Cómo lo hizo?

Irlanda se independizó del Reino Unido en 1922 y durante varios años sus gobiernos tomaron malas decisiones que lo llevaron a convertirse rápidamente en un país poco productivo, ineficiente, y en consecuencia pobre. Los años posteriores a su independencia estuvieron enmarcados por estrictas políticas proteccionistas, la estatización de algunas empresas y la creación de monopolios. Tomó el fracasado camino de industrializarse hacia adentro. ¿La consecuencia? Miseria y migración, su población se redujo a la mitad.

35 años después, durante el gobierno de Seán Thomas O’Kelly en 1957, el país decide cambiar de modelo económico, reduce las barreras al comercio, disminuye impuestos a las empresas y genera seguridad jurídica para la inversión. Luego, en 1973 se unen a la Comunidad Económica Europea y le apostaron al libre mercado. Sin embargo a pesar de estas medidas, el desempleo aumentó. ¿Por qué?

No bastaba con disminuir los impuestos a las empresas y abrirse al comercio mundial, tenían otros problemas que impedían la generación masiva de empleo. Los impuestos a la nómina o cargas laborales eran muy altos y la legislación para contratar y despedir trabajadores era estricta y restrictiva. Los trabajadores pagaban hasta 60% de su salario en impuestos. En 1987 el desempleo llegó a 17%. Grandes empresas establecieron su sede fiscal en Irlanda, pero no generaban empleo por las restricciones que establecían las estrictas regulaciones laborales.

En ese mismo año, Charles Haughey ganó las elecciones, con la convicción de modernizar la economía y solucionar los problemas estructurales que impedían la generación de empleo. Haughey disminuye considerablemente los impuestos sobre la nómina, flexibiliza el mercado laboral, disminuye el gasto público, elimina las regulaciones a la competencia, flexibiliza el mercado laboral y reduce todavía más los impuestos. ¿Cuál fue el resultado? El PIB per cápita pasó de US$8.220 en 1987 a US$62.210 en 2019.

La Irlanda de 1987 tenía los mismos problemas que Colombia hoy, altos impuestos a la nómina y excesiva regulación laboral que impide la generación masiva de empleo formal. Ojalá entendamos que como decía Milton Friedman, debemos hacer lo que hicieron los países ricos para hacerse ricos, y no lo que están haciendo hoy que son ricos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA