Analistas 23/09/2020

Lenguaje maduro y poder de transformación

Se dice que el lenguaje no solo describe realidades, sino que puede transformarlas. Esto refleja su potencial y la importancia de su correcto uso para una sociedad mejor, en la cual los derechos y garantías se protejan, unido al cumplimiento oportuno de obligaciones.

En las últimas semanas con el desarrollo de la pandemia, ocasionada por el covid-19, varias autoridades han establecido restricciones de movilidad, épocas de cuarentena, medidas excepcionales y similares. Con lo anterior, miles de personas venezolanas han tenido que tomar la decisión de retornar a su país, ya que en los lugares donde se encontraban, sea de tránsito o de destino, además de las limitaciones mencionadas, existen notorias dificultades económicas y sociales relacionadas ante la ausencia de la cotidianidad en el funcionamiento de las sociedades.

En este proceso de retorno de la población migrante, muchas veces se inicia en países lejanos, lo cual implica el tener que atravesar extensos territorios y afrontar varias dificultades, pues en ocasiones no les ha sido permitido el ingreso o tránsito por los países, han tenido que dormir a la intemperie sin acceso a sanitario, ni alimentos. Para el caso colombiano, la Unidad Administrativa Especial de Migración Colombia ha informado de sus gestiones y la articulación con autoridades territoriales, como gobernaciones y alcaldías, para facilitar ese retorno a Venezuela en condiciones de seguridad, brindando apoyo en cuanto a buses y otras acciones.

Por su parte, varios medios de comunicación informan que, en sus intervenciones y discursos, Nicolás Maduro y el gobierno venezolano se han referido a los migrantes que están regresando a Venezuela como armas biológicas, bioterroristas, amenazados incluso con ser llevados a una celda o a una cárcel para la cuarentena, y a los migrantes que ingresan ilegalmente por las trochas, sin haber tenido controles en materia sanitaria y con supuesto auspicio por parte del gobierno colombiano, como responsables de la propagación de la infección en varias ciudades de Venezuela.

Estos conceptos y uso del lenguaje no facilitan un correcto proceso de retorno más el cumplimiento de cuidados, cuarentenas, medidas de protección, estrategias de atención con un enfoque de respeto a la dignidad humana unido a los derechos. El considerar que las personas retornadas tienen esa connotación de peligro biológico por el nuevo coronavirus, genera fisuras y entornos que pueden desembocar en conflictos sociales, violencia, discriminación, así como riesgos, psicológicos, físicos, entre otros.

En todo el contexto mundial relacionado con la pandemia es menester conocer y utilizar el enfoque de derechos humanos, ya que el mismo contempla aristas centradas en la dignidad humana de todas las personas - sin distinguir su nacionalidad ni condiciones- y en la importancia de la protección de sus derechos y garantías, partiendo de las realidades, las necesidades y las particularidades en cada situación. Este enfoque es el que debe orientar todas las medidas sanitarias, económicas, jurídicas, políticas, sociales y culturales que se determinen para atender la coyuntura actual, especialmente en relación con el cruce fronterizo por los pasos autorizados con los controles migratorios binacionales entre Colombia y Venezuela - que incluso de cierta manera ha sido motivado por el mismo Nicolás Maduro quien es sus declaraciones ha dicho que para que los migrantes ingresen legalmente o prefieran esta opción- alojamientos y medidas de protección a los migrantes que están retornando.

Ojalá desde todos los sectores se use un lenguaje maduro en conceptos, términos, alcances e impactos. Es necesario que el sector gubernamental y con mayor razón sus líderes presidentes y gobernantes conozcan y empleen correctamente el lenguaje; asimismo, desde las organizaciones de la sociedad civil, la academia, las empresas, los organismos de cooperación internacional y en general todas las personas, naturales o jurídicas. Utilizar el lenguaje con su verdadero poder transformador de repercusión positiva para toda la sociedad es una tarea prioritaria de todas las personas, actores y sectores.