Analistas

Ecopetrol se reinventa

GUARDAR

El bajonazo del precio del crudo, desde los US$115,19 el barril a mediados de junio de 2014 hasta los US$25 en enero de 2016, puso a prueba a la industria petrolera y la obligó a tomar medidas para reducir sus costos, para ser más eficientes y para apretarse el cinturón y poder sobrevivir. Como lo planteó Roberto Steiner, uno de los directivos de Ecopetrol en su momento, “una parte central de la revisión estratégica, que consulta la nueva realidad del mercado, tiene que ver con el logro de mayor eficiencia operacional y una significativa reducción de costos”. Y ese fue el propósito que se impuso la empresa y su grupo empresarial.

Aunque los precios repuntaron en los últimos dos años, el promedio del precio en 2016 (US$52,10) y en 2017 (US$56,82) para la referencia Brent permite afirmar que el petróleo se descolgó definitivamente del techo de los US$100. Era imperativo, entonces, ajustarse a la nueva realidad y Ecopetrol dio los pasos necesarios para lograrlo. La verdad es que se hizo un gran esfuerzo para reducir los costos operacionales. Por eso, el expresidente de la empresa, Juan Carlos Echeverry, pudo afirmar que “el precio al cual producimos caja está entre US$20 y US$30 el barril y el nivel en el cual damos utilidades está entre US$30 y US$40”.

También se hizo un gran esfuerzo en materia de comercialización, pues se logró reducir el diferencial del precio de venta de la canasta de crudos de Ecopetrol con respecto a la referencia Brent hasta los US$6, es decir, 50% menos con respecto a 2015: la mejor cotización en los últimos siete años.
El desempeño de Reficar también contribuyó al positivo balance que presentó Ecopetrol a sus 340.000 accionistas el pasado 23 de marzo. Ese día se distribuyó entre sus accionistas $3,65 billones en dividendos ($89 por acción), es decir, 55% de su utilidad neta de $6,6 billones. La utilidad sería un 323% mayor que la del año pasado (que había sido de $1,56 billones) y la más alta en los últimos cuatro años. De ese monto, $3,2 billones irán a la Tesorería General de la Nación y, sumados al pago de impuestos, representarán ingresos por $8,2 billones, aproximadamente. Ecopetrol aprovechó, además, para pre-pagar deuda, reduciéndola de US$18.000 millones a US$15.000 millones.
En su segundo año de operación, Reficar logró estabilizar su producción y alcanzó en diciembre pasado una carga de 144.000 barriles por día, 96% de su capacidad instalada y un margen de refinación de US$12,5 por barril durante el último trimestre. Lo anterior contribuyó a que en 2017 se alcanzara la carga promedio más alta en la historia de la refinación en Colombia: 346.000 barriles por día entre las dos refinerías, la de Cartagena y la de Barrancabermeja. También se logró incrementar sensiblemente el componente nacional en la dieta de la Refinería. Al final, esto se tradujo en una utilidad neta de $48.000 millones.

Con la baja de los precios, bajaron también las reservas de Ecopetrol en 14%, al pasar de 1.849 millones de barriles de petróleo equivalente (MMBPE) en 2015 a 1.598. Esto puede atribuirse a la baja del precio-base para su aforo de los US$55,57 el barril a US$44,49. En 2017, al calcularse el precio de las reservas en US$54,93, se incorporaron a las reservas 94 millones de barriles (MMB) de petróleo. Adicionalmente, se añadieron 201 MMB y 73 MMB por cuenta de la gestión técnica y la optimización financiera de los activos, además del recobro mejorado, respectivamente.

El efecto combinado de estos factores hizo que las reservas de crudo de Ecopetrol se recuperaran, pasando de 1.598 a 1.659 MMBE, para un incremento de 3,8%.

Cabe resaltar que por cada barril de crudo extraído (234 MMBE en 2017), se repuso 1,26. Por eso, el coeficiente reservas/producción (R/P) pasó de 6,8 años a un horizonte de 7,1 años.

En cuanto a la producción de petróleo, sigue preocupando el alejamiento continuo de la antigua meta del millón de barriles por día a nivel nacional, que fue alcanzada en 2013 y que desde entonces ha venido decayendo junto con las reservas.

Ecopetrol no ha escapado a esta tendencia. Así, pasó de producir en promedio 760.000 barriles por día en 2015 a 718.000 barriles por día en 2016 y 715.000 en 2017. Esto se debe en gran medida a los trastornos que ha tenido la empresa, tanto en su operación como en el transporte del crudo, debido a los recurrentes conflictos sociales y laborales, así como a los frecuentes atentados contra la red de oleoductos.

Un infortunado accidente en el pozo Lizama 158 provocó una tragedia ambiental de enormes proporciones, el cual, después de 25 días no ha podido ser controlado por parte de Ecopetrol. Esta infausta noticia le aguó la fiesta a la empresa y opacó los buenos resultados del ejercicio 2017. Lamentable!

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés