Analistas

Empieza con el quién

GUARDAR

Aldo Civico - aldo@aldocivico.com Antropólogo y estratega de liderazgo

La semana pasada escribí sobre el futuro emergente, partiendo de una conversación que tuve con un ejecutivo en los Estados Unidos, quien reflexionaba sobre cómo hoy las empresas necesitan transformarse de manera radical. Ya este no es el momento de cambios incrementales, me dijo mi interlocutor. Por eso reflexioné sobre algunas transformaciones de las cuales ya somos testigos, como el teletrabajo, y de otras que prontos observaremos, como en el campo de la salud y de la educación.

Pero no se trata de considerar la importancia de cambios radicales solo en los productos, los servicios y en el modo de producción. También tenemos que cambiarnos a nosotros mismos, si queremos adecuarnos a los tiempos que estamos viviendo. No habrá la innovación necesaria si no nos innovamos también a nosotros mismos. Parafraseando a Jim Rohn, uno de los padres del desarrollo personal, podríamos decir que no podemos controlar al covid 19, la dirección de los vientos, y las estaciones del año, pero sí podemos cambiar nuestra vida. Hoy, cambiar nuestra vida significa primero que todo transformar y adecuar nuestros modelos mentales. Es decir, necesitamos desarrollar una nueva mentalidad y evolucionar nuestra identidad.

Personas iluminadas como Dan Sullivan han señalado la primacía del “Quién” para el éxito empresarial. De acuerdo con este experto del desarrollo de liderazgo, la pregunta más importante que un empresario o un gerente se tiene que hacer es, ¿“Con quién” va a ser posible lograr un objetivo? El gurú empresarial Jim Collins argumenta que asegurarse de tener a las personas adecuadas en el autobús es aún más relevante que la claridad sobre a dónde debe ir el autobús. De hecho, con las personas equivocadas en el autobús nunca llegarás a tu destino. Quizás, dados los tiempos que enfrentamos, empezar preguntando con quién, es igualmente o más importante que preguntarse el “para qué”, como sugiere Simon Sinek.

Pero la pregunta del “quién” no puede referirse solamente a los socios o a los miembros de un equipo. Tampoco se puede limitar solamente a una pregunta centrada en el talento. Hoy, esta pregunta también se tiene que enfocar en uno mismo. En realidad, pienso que las preguntas relevantes para nuestro tiempo son las siguientes, ¿En quién necesito convertirme para adaptarme a los desafíos del presente? ¿Qué actualización requiere mi mapa mental? De hecho, hoy, antes que explorar cuáles habilidades y comportamientos tenemos que adquirir para lograr el éxito y prosperar, es necesario que transformemos nuestro “núcleo interno”; es decir la calidad de nuestro autoconcepto, al igual que nuestros pensamientos, creencias, y emociones.

Como me dijo en estos días mi amigo John Mattone, quien fue coach ejecutivo de Steve Jobs y del gerente de PepsiCo, Roger Enrico, “la grandeza del núcleo externo de un líder, o sea sus habilidades, no sucede mágicamente. Tienes que ser realmente sólido en tu núcleo interno”. El núcleo interno es el “quién” en el cual hoy es necesario enfocarse. Es allí donde tienen que ocurrir las transformaciones fundamentales.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés