.
Analistas 01/04/2021

Intraemprendimiento en Colombia

Adriana Gutiérrez Ramírez
Gerente de Bloom Ecoworking

Intraemprendimiento, una palabra que cala con fuerza en el sector empresarial y quién lo creyera, pero fueron muchos los empleados de grandes organizaciones quienes arrancaron, afinaron y hasta despegaron con su emprendimiento tras la pandemia, unos apalancados por su empresa, otros de manera independiente. La teoría reciente dice que “el Intraemprendimiento se refiere a desarrollar una actividad emprendedora en el seno de una organización para innovar o reformular el modelo de negocio”.

Ahora, cabe aclarar que no es lo mismo emprender desde la necesidad económica o tras un acelerador como la pandemia, que hacerlo desde el propósito y la autorrealización con un soporte organizacional importante. Lo cierto es que el intraemprendimiento se fortaleció y debemos entenderlo para gestionarlo como debe ser. Así, los líderes deben diseñar estrategias que logren darle un giro a toda esta fuerza en favor de la organización y el bienestar de sus equipos. Capitalizar el talento de los individuos y darle fuerza a este tipo de dinámicas es otro de los retos que ha dejado el teletrabajo.

Para comprender algunas acciones en este sentido, hace poco Camilo Acevedo, CEO de Distracom Chile, contaba cómo muchos jóvenes de su país han regresado a las empresas de sus familiares a darle un giro hacia lo sostenible e innovar en esa línea, tras haber tenido un proceso de aprendizaje en otra organización. También mencionaba el papel tan importante que están teniendo los denominados “plutócratas” refiriéndose a empresarios que de manera voluntaria han incrementado los salarios de sus colabores porque es vital contar con incentivos al mejor estilo plutócrata para retener, fidelizar y capitalizar el talento interno en favor de dicha práctica.

Claramente las personas ante la incertidumbre están buscando ingresos adicionales, mejorando su seguridad para no tener cómo se dice en nuestra cultura “todos los huevos en la misma canasta”. De la misma manera, las organizaciones, se están transformando para dar respuesta a un entorno cambiante, y clave es para ellas contar con el compromiso y la creatividad de un equipo fiel para desarrollar nuevas líneas, nuevos entornos y mejorar su capacidad de innovar.

Convertir el intraemprendimiento en una fuerza poderosa gana-gana será la amalgama perfecta para lograr un verdadero equilibrio social. De esta manera, hoy en día un colaborador asume una especie de rol “societario” altamente cohesionador. Fomentar el espíritu emprendedor no es problema dentro de nuestra cultura pues el colombiano es valorado en el mundo por su compromiso, responsabilidad y capacidad de trabajo, pero ese mismo ímpetu provoca una alta deserción en las organizaciones, ya que se sueña con emprender.

Lo ideal es que la colaboración entre un emprendedor y su empresa, le permita desarrollar proyectos propios, independiente de su cargo, de cuyo resultado ambos se benefician. Parte del desafío es buscar esas personas adentro, esa gente que aún tiene ganas e ideas para hacer cosas diferentes o mejorar las ya existentes. Esas personas “especiales” que ya conocen la casa, los clientes, la industria y el mercado.

Visto así, el intraemprendimiento es crear, diseñar, educar y trabajar para llevar a la acción, pues al fin y al cabo, emprender, implica la capacidad de poner las ideas en marcha. Afuera hay gente con mucho talento y pocos recursos, los conocemos como startups, que lo hacen muy bien pero con muchísimo esfuerzo. Emprender solo cuesta tiempo, recursos y muchísimo esfuerzo. Emprender desde adentro de una organización con recursos, tiempo, herramientas y cariño debería ser siempre más fácil. Señalo que sería, pues no logro entender porqué no se hace.