Este martes fue aprobado el proyecto de ley por el Consejo Municipal dela Gran Manzana

Bloomberg

Los empleadores de la ciudad de Nueva York no serían autorizados a exigir que los candidatos a un puesto de trabajo se sometan a pruebas de drogas para marihuana como condición para la contratación, según un proyecto de ley aprobado por el Consejo Municipal.

El proyecto de ley (Intro. No. 1445-A), aprobado el 9 de abril con una votación de 41 a 4, fue parte de una campaña de la ciudad para reducir las consecuencias legales del consumo de marihuana. La policía y los fiscales de la ciudad han reducido enormemente los arrestos y procesamientos por delitos de marihuana de bajo nivel, y el Consejo aprobó una resolución en marzo para instar al estado a legalizar la marihuana recreativa.

"Necesitamos crear más puntos de acceso para el empleo, no menos", dijo el defensor público Jumaane Williams, del Partido Demócrata, quien patrocinó el proyecto de ley en su calidad de funcionario electo de toda la ciudad que preside el Consejo. "Y a medida que avanzamos hacia la legalización, no tiene ningún sentido que estemos evitando que las personas encuentren trabajo o avancen en sus carreras debido al consumo de marihuana".

El proyecto de ley haría excepciones para los trabajos relacionados con la seguridad y la protección, así como con labores vinculadas a un contrato federal o estatal.

Trabajos de construcción excluidos
El testimonio de las organizaciones contratistas de la construcción condujo a una exclusión del proyecto de ley para todos los trabajadores en los sitios de construcción, no solo a los que operan maquinaria pesada. El proyecto de ley tampoco cubre a oficiales de policía; otras fuerzas de seguridad o de investigación criminal; trabajadores en empleos que requieren licencia de conducir comercial; y trabajadores que cuidan o supervisan a niños, pacientes médicos o personas con discapacidades.

También se excluyen los trabajos con un impacto significativo en la salud y la seguridad, según lo determinado en las normas de la ciudad. Las pruebas de drogas proporcionadas en virtud de acuerdos de negociación colectiva tampoco serían cubiertas.

El proyecto de ley, que aún requiere la aprobación del alcalde Bill de Blasio, del Partido Demócrata, entrará en vigencia un año después de la promulgación final. Se agrega a la Ley de Oportunidad Justa de la ciudad, aprobada en 2015, que prohíbe a la mayoría de los empleadores consultar o considerar los antecedentes penales de los solicitantes de empleo después de extender las ofertas condicionales de empleo.