Según la edad, las prioridades varían entre el salario, la realización profesional o la flexibilidad laboral de acuerdo con Manpower

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Ante nuevas tendencias y estilos de trabajo y un mercado laboral cambiante, ahora no solo las personas buscan prepararse para lo que demandan las empresas, sino que los empleadores también están tomando en cuenta lo que quieren los empleados, y así retener el talento humano.

Un estudio de ManpowerGroup “Cerrando la brecha de habilidades: lo que los trabajadores quieren”, expone que en la última década la escasez de talento se ha duplicado hasta llegar a 54%, y también, cuáles son las aspiraciones según generación tras encuestar a 14.000 personas de 15 países.

Para los más jóvenes en el mercado, la Generación Z o ‘centennials’, que tienen entre 18 y 24 años, el estudio señala que “suelen ser ambiciosos ávidos de dinero y desarrollo profesional”, aunque detalla que las expectativas entre mujeres y los hombres son diferentes. Ellas dan dos veces más prioridad a la remuneración que al desarrollo de habilidades, mientras que para los hombres, las habilidades y la carrera profesional importan casi tanto como la remuneración.

Para los millennials, personas entre 25 y 34 años, lo más importante es tener flexibilidad y trabajos desafiantes, pero sin dejar de lado un balance entre trabajo y vida personal; por el contrario, para el siguiente grupo generacional, los ‘X’, que son personas entre 35 y 54 años, perciben la flexibilidad como sinónimo de bienestar. El estudio señala, de hecho, que en este rango de edad el poder disponer de sus licencias de maternidad y paternidad resulta crucial, pues suelen ser personas que tienen familia o responden por adultos mayores.

Para los más mayores, los boomers, de 55 años en adelante, su mayor prioridad es “el liderazgo y los equipos”. Aunque también les importa el salario, el trabajo desafiante y la flexibilidad, les importa mucho el jefe para el que trabajan y las personas con las que trabajan. Por el contrario, aprender nuevas habilidades les importa poco.

“Hoy más que nunca es importante saber qué quieren los trabajadores. Y es que las cosas que atraen a los buenos empleados a una organización también pueden ser las que los comprometa y hagan que perduren”, explica Javier Echeverri Hincapié, presidente de ManpowerGroup Colombia, quien asegura que estamos en medio de una aguda competencia por el talento y las habilidades, por lo que tener estos puntos presentes deriva en un retorno de la inversión en el talento a largo plazo.

Además de este análisis, el estudio también definió cinco elementos que están cobrando relevancia en la relación entre trabajadores y empleadores: Si bien el pago es importante, la forma de la compensación, más allá del efectivo también es crucial.

También buscan planes de carrera personalizados; educación y formación, pero más que eso, ampliación de oportunidades; contar con flexibilidad y el control sobre su calendario y vincularse a marcas fuertes, con reputación sólida, y que sean un buen lugar para trabajar.