.
LABORAL La equidad de género, una asignatura pendiente
miércoles, 28 de octubre de 2020

El Sello Equipares es un paso adelante en esta materia, y un impulso para seguir empeñando los esfuerzos para ayudar a afrontar uno de los mayores desafíos de la humanidad

Germán Bustos

La equidad de género es uno de los grandes frentes de trabajo que requiere la humanidad. Estamos convencidos y comprometidos con este propósito, llamados a esforzarnos más para cerrar brechas y que podamos gozar de las mismas oportunidades de participación efectiva y liderazgo. En Claro, por ejemplo, el talento es valorado sin distinción de género, creencia, orientación sexual, etc. Talento es talento, y sin importar el género, tenemos la oportunidad de crecer como resultado simplemente del compromiso y la agregación de valor.

Es por medio de compromisos y acciones concretas, tanto en escenarios públicos como privados, que Colombia ha conseguido dar pasos importantes en esta materia, pasando en 2019, del puesto 40 al 22 en el ranking del Foro Económico Mundial, donde se evalúa la participación de las mujeres en la economía y oportunidades, representación en política, avances en educación, salud y supervivencia. Pero aún hay mucho camino por recorrer.

En este sentido, las empresas jugamos un factor determinante para producir cambios y avances con impacto. Claro aborda este reto con un amplio espectro de programas y acciones, y en particular, poniendo a disposición la plataforma virtual y gratuita Capacítate para el Empleo, desarrollada por la Fundación Carlos Slim, que en 2019 formó en habilidades para el empleo y el emprendimiento a más de 140.000 mujeres colombianas.

Esto es un reflejo de una parte integral de la cultura, los propósitos y valores de la compañía, por los cuales recientemente recibió, en la categoría Plata, la Certificación del Sello de Equidad Laboral Equipares, iniciativa liderada por el Ministerio del Trabajo y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, con el apoyo técnico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El proceso de Transformación Cultural que se viene impulsando hace varios años, tiene entre sus componentes asegurar la equidad de género y la inclusión total. En la organización, mujeres y hombres son valorados de la misma manera, por su pasión, su experiencia, su conocimiento, sus competencias y sus habilidades. El Sello Equipares es un paso adelante en esta materia, y un impulso para seguir empeñando los esfuerzos para ayudar a afrontar uno de los mayores desafíos de la humanidad.

Adicionalmente, la Transformación Digital en que está inmerso el mundo ha implicado cambios en prácticamente todos los aspectos de la vida, incluidos los modos de consumir y trabajar. En Claro, siendo un facilitador de este cambio en los clientes empresariales, se ha evidenciado una gran oportunidad para avanzar en este propósito de cierre de brechas en un espacio con alto nivel de desarrollo e inmensas posibilidades, aceleradas por la pandemia.

Las carreras relacionadas con Ciencia, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas, denominadas STEM por sus siglas en inglés, deben constituirse en una oportunidad valiosa. En este panorama, surgen nuevas disciplinas, que reformulan el panorama laboral, marcado por la necesidad de estos nuevos perfiles. Es determinante centrar las estrategias de inclusión, diversidad, formación y empoderamiento laboral en este campo con un alto potencial de crecimiento con interesantes condiciones de compensación.

Vincular esta demanda del mercado con la necesidad de asegurar mayores oportunidades para más mujeres es una estrategia ganadora en todo sentido. Los programas de formación en estas competencias deben favorecer la participación femenina, y quienes tenemos la responsabilidad de definir programas de atracción de talento, debemos caminar en el mismo sentido.

Engranar estas dos necesidades es clave para impulsar el desarrollo del país con una visión más incluyente, ligada al cierre de brechas de género. Y es que uno de los mayores retos para lograr ese cambio de paradigma es fortalecer la educación. Justamente, mejorar el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de las mujeres. Un mundo en el que todos seamos vistos y tratados en equidad, siempre será un mundo más Claro.

*Director corporativo de Gestión Humana de Claro Colombia