Tres expertos respondieron preguntas y dieron tips que se deben tener en cuenta para un adecuado comportamiento en estas llamadas

Diario Gestión - Lima

La actividad laboral nos mantiene a veces de reunión en reunión, a pesar de que estas se realicen ahora de forma virtual y desde casa. Hoy que esto es parte de nuestra nueva normalidad, cabe preguntarse cuál es la mejor manera de abordarlas.

¿Existen etiquetas para sostener una conversación a través de una videollamada? ¿Cómo debemos vernos y vestirnos y qué debemos evitar en estos encuentros virtuales? Tres expertos nos responden a estas preguntas y nos ofrecen algunos tips para un adecuado comportamiento cuando tengamos que llevar a cabo una videoconferencia.

Imagen y conexión

Para empezar, al igual que en una reunión presencial, la puntualidad es una
obligación. Lo ideal es estar conectados cinco minutos antes de la hora establecida. Antes de abordar una reunión laboral virtual desde casa, los expertos concuerdan en que se trata de una actividad para la que ante todo se debe cuidar la imagen personal.

“La persona se debe preocupar por la elección de su vestimenta y el cuidado de su aspecto personal”, sostiene Paola Chocano, directora ejecutiva de Career Partners. Así como la vestimenta es importante, también se deben cuidar otros aspectos como el orden o el arreglo del pelo y el rostro, de acuerdo a Mónica Berger, master Coach LHH Región Latam. “El 90% de la comunicación es no verbal, así que es importante cuidar todos los detalles”, indica.

Asimismo, antes de comenzar un encuentro laboral de este tipo, es preciso revisar los aspectos técnicos. “Hay que probar la nitidez de la imagen y el buen volumen del audio”, explica Berger.

Por último, no se olvide de la iluminación del espacio desde donde va a trabajar, que es esencial para que su rostro se vea con mayor nitidez.
Espacios e interrupciones. Otra recomendación es cuidar los espacios que mostramos ante la cámara.

“Imaginemos que nos están mirando como si estuviéramos en la oficina, con un fondo limpio y no cargado. También podemos utilizar un background virtual con la marca de la empresa”, sugiere Luis Leey, socio de Amrop.

Dado que estamos en casa, es pertinente conversar con la familia para evitar
interrupciones o que se filtren ruidos domésticos de otros quehaceres e, incluso, de las mascotas. Sin embargo, no siempre se puede tener el control de esto. Si a pesar de las previsiones sucede un percance, tómelo con calma. “Los hijos o familiares no son los responsables de las interrupciones”, señala Chocano.

Leey, por su parte, manifiesta que en este aspecto hay que ser muy empáticos y ponerse en el lugar del otro. “Se han dado casos, pero hay que tomarlo con buen humor. Recordemos que hemos ‘invadido’ el hogar tanto los que trabajamos, como nuestros hijos en edad escolar o universitaria. Muchas familias no tienen tantos espacios para cada miembro, así que no hay que sonrojarse por estas anécdotas”, explica.