Entre las recomendaciones se encuentran tener tiempo personal y delegar funciones

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

Sin duda en momentos difíciles un buen líder debe demostrar todas sus competencias a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, es importante evaluar con qué clase de líder se cuenta en estos momentos para no caer en esa categoría que muchos llaman “superhéroe empresarial”, ese líder que pretende ser capaz de todo y que termina bloqueando las iniciativas de sus equipos.

De acuerdo con Rosita Manrique, cofundadora y directora general de la Fundación Origen, un buen líder debe prepararse para ofrecerle a sus equipos seguridad y respaldo bajo un equilibrio que permita ver oportunidades, todo a a partir del fortalecimiento de la inteligencia emocional.

“Durante estos últimos meses hemos acompañado a líderes de diferentes sectores en la Fundación Origen y entre los retos que hemos identificado se encuentra cómo gestionar el mundo emocional del líder y cómo acompañar a los equipos en todo este procesos”, explicó Manrique.

En cuanto a las recomendaciones que hace Manrique para que un líder no solo trabaje su parte emocional, sino que pueda dirigir un equipo en tiempos de crisis se destaca:

Primero, encontrar tiempo personal para cuidarse. Realizar yoga o trabajos de respiración son excelentes alternativas para mantener un equilibrio.

Segundo, trabajar en equipo. El líder debe aceptar que el trabajo en solitario no garantizará llevar al éxito un equipo. Por eso es fundamentar el delegar funciones y confiar en las habilidades y fortalezas de los integrantes del equipo.

Tercero, experimentar. Si bien las crisis son una ventana de oportunidades, el líder debe entender que es un momento de experimentar para poder ir avanzando. Por último, siempre hay que mirar hacia adelante.