.
ESTADOS UNIDOS Vivir en ciudades desarrolladas podría ser mejor para la salud mental según estudio
lunes, 2 de agosto de 2021

El estudio, que se publicará el 3 de agosto en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, se basa en modelos matemáticos

Bloomberg

Las ciudades llevan mucho tiempo luchando contra la mala reputación de ser calderas de estrés que fomentan altas tasas de depresión y otras enfermedades mentales. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que las grandes ciudades tienen algunos beneficios para la salud mental en comparación con las más pequeñas.

El estudio, que se publicará el 3 de agosto en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, se basa en modelos matemáticos y múltiples conjuntos de datos para tratar de medir cómo el tamaño de la ciudad y el “entorno construido”, como las estructuras y las carreteras, influyen en la depresión.

Resulta que las interacciones sociales casuales que nos imponen las grandes ciudades, incluso las que ocasionalmente son frías o insensibles, ayudan a amortiguar la tensión de la salud mental. Después de todo, los peatones que caminan rápido al menos ven a otras personas. Las ciudades más pequeñas, con menos bullicio, pueden no ofrecer tantos beneficios en la lucha contra la depresión.

Se necesita más investigación, pero hay lecciones potenciales para los planificadores urbanos, dijo Andrew Stier, estudiante de doctorado en psicología de la Universidad de Chicago y autor principal del estudio, “Evidence and Theory for Lower Rates of Depression in Large U.S. Urban Areas” (Evidencia y teoría para tasas más bajas de depresión en grandes áreas urbanas de Estados Unidos). Para que los planificadores de ciudades y suburbios más pequeños aprovechen este hallazgo, se trata de aumentar las oportunidades de interacción social.

“¿Podemos introducir innovaciones para que la gente se mueva más por la ciudad, para mejorar el acceso de las personas que están aisladas del resto de la ciudad, de modo que la gente pueda viajar a otros barrios?” dijo Stier en una entrevista. “Todavía tenemos que mirar y ver qué dicen los datos al respecto, pero esa sería la idea más prometedora a un nivel inferior de esta investigación”.

Stier y sus colegas analizaron cuatro conjuntos de datos sobre las tasas de depresión en las áreas urbanas de EE.UU.: la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias; el Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y dos conjuntos de datos de Twitter de personas y sus mensajes en un intento por encontrar “síntomas depresivos”. Los investigadores analizaron los efectos de la educación, la tasa de cambio de la población, la raza y los ingresos en las tasas de depresión para las ciudades más grandes. Los datos más recientes disponibles eran de 2019, por lo que no tienen en cuenta ningún efecto de la pandemia de covid-19.

La conexión entre la interacción social y el bienestar mental se ha afirmado constantemente en el campo de la medicina, dijo el Dr. Dan Iosifescu, profesor asociado de psiquiatría y director de investigación clínica del Instituto Nathan S. Kline para la Investigación Psiquiátrica, afiliado a NYU Langone Health. Y los confinamientos asociados al covid-19 hacen que la investigación sobre el tema sea aún más importante.

“Hay algunas ventajas en las ciudades porque todos estos trastornos (depresión, ansiedad) están realmente asociados a una disminución del aislamiento social. Es en parte por lo que esta reciente pandemia ha sido tan terrible para la salud mental”, dijo Iosifescu, quien no está asociado con el estudio. “En las ciudades, si bien son estresantes en muchos sentidos, en realidad tienen menos aislamiento y más capacidad para que las personas se relacionen”.