Una de las principales condiciones debe estar dadas por el tipo de trabajo, ya que cada uno necesita un tipo de silla

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

“Siéntese bien” o “va a dañar su espalda si se sienta así” pueden parecer frases de abuela, pero la realidad es que, en el ámbito laboral, la postura se convirtió en una de las principales preocupaciones.

Es por eso que el saber escoger adecuadamente una silla es clave, no solo para ahorrarse problemas de salud, sino también para tener un mayor rendimiento. LR le cuenta las dudas que debe resolver antes de escoger una silla para su lugar de trabajo.

La primera pregunta que se debe hacer es ¿qué características físicas tiene como trabajador? Esta respuesta es clave para después poder elegir aquellas características específicas que deba suplir la silla.

Después de este aspecto es importante escoger un elemento que tenga cómo variar la altura. Esto, con el objetivo de prevenir dolencias en las piernas y articulaciones bajas. Según los expertos, estos elementos deben estar en condiciones de poderse adaptar a cualquier tipo de cuerpo.

Al igual que la altura, el espaldar debe poder ser también modificable, y debe tener en cuenta que cada tipo de espaldar es sugerido para ciertas horas de trabajo. Por ejemplo, aquellos que son fijos son indicados para jornadas laborales cortas, pero los que son de tipo basculante, que son los que permiten una inclinación simultánea del respaldo, deben usarlos aquellos trabajadores que tengan extensas jornadas laborales, y que pasen de seis horas.

Isabel Oyola, médica del trabajo de la dirección de higiene, seguridad y ambiente de ARL Sura, agregó que otro de los aspectos importantes es si “existe espacio suficiente para que el colaborador se desplace hacia adelante, atrás, laterales, acomodación confortable de los miembros inferiores por debajo del escritorio”.

Según explicó la médica, “esta información facilitará la identificación de las características que debe tener la silla como si debe contar o no apoyabrazos, si debe estar fija o tener ruedas y si se deben evitar bordes de presión en los miembros inferiores”.

Por estas condiciones de salud es importante que tanto el empleador como el empleado tengan en cuenta que para cada tipo de trabajo se requiere una silla con condiciones que se acoplen a las tareas particulares.

Pero, ¿por qué es importante tener una silla personalizada? Oyola puntualizó que “aporta para el trabajador una mejora en la postura durante la ejecución de las tareas, la disminución del nivel de riesgo del puesto de trabajo, el cumplimiento de sus funciones y las respuestas a la productividad”.