En Vía Esperanza, los caminantes reciben atención médica y humanitaria, así como también pueden descansar e hidratarse

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

A raíz de la fuerte oleada migratoria que se vive en el país, la concesionaria Vía 40 Express, la cual está a cargo de la construcción del tercer carril de la vía Bogotá-Girardot, habilitó Vía Esperanza, un punto de asistencia humanitaria en el peaje de Chusacá (Cundinamarca) para los caminantes que mensualmente recorren la vía Bogotá-Girardot.

Entre las 8:00 a.m. y las 5:00 p.m., todos los días en Vía Esperanza, los caminantes encuentran un espacio en donde pueden descansar, hidratarse, tomar café y recibir información para su recorrido por la vía Bogotá-Girardot y por algunas de las principales zonas del país.

Hay disponibilidad de trabajadoras sociales, quienes brindan asistencia y recomendaciones de seguridad, así como información de hospitales, terminales de transporte y tiempos de desplazamiento, entre otros.

LOS CONTRASTES

  • Alexandra Álvarez Coordinadora social de Vía Express

    “Este espacio lo pusimos en marcha al evidenciar el alto flujo de caminantes que recorren la vía Bogotá-Girardot y se consolidó con el trabajo conjunto con la Cruz Roja”.

Para los niños, la concesión tiene habilitado un lugar con cambiador de bebés, biblioteca móvil y zona de pintura.

Tres días a la semana, entre las 9:00 a.m. y las 4:00 p.m., está dispuesta una Unidad Móvil de la Cruz Roja de Bogotá y Cundinamarca, en la cual se les brindan servicios de atención médica y psicológica a los migrantes que transitan por la vía.

En esta Móvil, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), brinda asesoría jurídica a los caminantes sobre su situación legal en Colombia y les explica los derechos y deberes que tienen como migrantes.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) se unió a esta iniciativa a través de su Programa de Restablecimiento de contacto entre familiares, con el que los caminantes tienen acceso al servicio de Wifi y llamadas internacionales.

Al finalizar su estadía en Vía Esperanza, los migrantes reciben un folleto informativo, una cinta reflectiva para ser identificados cuando caminan por la carretera, algunos elementos de aseo, alimentación y ropa que fue donada por los empleados o subcontratistas vinculados a la concesión.

“Estamos solidarizados con esta causa, hemos activado campañas permanentes de donación de alimentos no perecederos, elementos de aseo, ropa y zapatos cómodos, así como cuentos y colores para los más pequeños”, concluyó Alexandra Álvarez, coordinadora social de Vía Express.